Cuando viajamos para un corto periodo de tiempo con el fin de desconectar visitando nuevos países y descubriendo nuevas culturas, nos dejamos el glamour en casa y optamos por looks cómodos que nos permitan disfrutar de largas jornadas de turismo.

¡Ojo! Se puede ir cómod@ y a la moda, queda prohibido ser turista de los de sandalia y calcetín blanco… ;)

Aclarado todo esto, tras muchos viajes a las espaldas, llegamos a la conclusión de que hay un elemento que nunca debe separarse de nosotros. Es el objeto más importante de nuestras vidas durante el viaje. ¡Una mochila de mano!

Una mochila es mucho más cómoda que un bolso y nos va a permitir movernos mejor durante nuestras merecidas vacaciones. A parte, en el momento de las aglomeraciones podemos colgarla delante de nuestro pecho para evitar robos. Cada miembro de la familia puede llevar la suya propia aunque, si hay niños debemos tomar mayores precauciones.

Expertos viajeros nos han recomendado un detalle importante (a parte de un buen seguro de viaje) que debe llevar dicha mochila para que sea el colmo de la comodidad: ¡un bolsillo en la parte de atrás!

Sí, nos referimos a un bolsillo secreto situado en la parte de atrás de la mochila (donde están las asas) y que estará siempre en contacto con nuestra espalda o pecho. En este lugar es donde debemos guardar lo más importante de todo:

  • Pasaportes: si hay niños “pululando” alrededor, mejor que seas tú quien lleve todos los documentos de identidad.
  • Dinero y tarjetas de crédito.
  •  Medicinas importantes (aunque recomendamos también llevar en el bolsillo del pantalón). La salud es lo primero.
  • Llaves.
  • Teléfono móvil.

Siendo una mochila pequeña o mediana para poder manejarla bien, los objetos y enseres que siempre recomendamos llevar son:

  • Un par de barritas energéticas, ¡nunca se sabe!
  • Botellita de agua.
  •  Batería externa (a poder ser de mínimo 10 cargas). Cuando os sentéis a disfrutar la comida del país en cuestión en un restaurante, pedir por favor al camarero que os ponga a cargar la batería. Siempre la batería, nunca el teléfono. La batería cargada te permitirá cargar el teléfono muchas veces más.
  •  Pañuelos de papel.
  • Mapa de la ciudad o del lugar donde te encuentres por si tu teléfono se rompe o no hay cobertura, datos…