El Real Sitio de San Ildefonso es un pequeño municipio de la provincia de Segovia (Castilla y León) que alberga un auténtico tesoro de Patrimonio Nacional, el Palacio Real de la Granja de San Ildefonso.

Este palacio es una autentica joya que tienes que conocer y que no tiene nada que envidiar a su hermano mayor, el Palacio de Versalles. Y es que a esta construcción se la conoce como la pequeña Versalles ya que Felipe V lo mandó construir inspirándose en el francés.

Historia 

Felipe V creó este Real Sitio como una obra personal con el fin de retirarse a pasar sus últimos años en la tranquilidad de estos parajes. Por eso cuando abdicó en 1724, hizo de este lugar su residencia, pero en agosto de aquel mismo tuvo que volver al trono por la muerte de su hijo Luis I. Entonces este retiro constituyó su palacio favorito y como una residencia estival, uso que continuó hasta el reinado de Alfonso XIII. De hecho, Don Juan, padre del Rey Juan Carlos, nació en este palacio.

Ya en la edad media, los reyes castellanos utilizaban los pinares de Segovia como cazadero y tuvieron varios palacios en estos parajes, entre ellos el de Valsaín, que fue reedificado por Carlos V y Felipe II pero que se incendió en 1683.

Felipe V escogió para su nuevo palacio, un lugar cercano a Valsaín, la granja que los jerónimos del Parral (Segovia) tenían aquí y que les compró en 1720.

El Rey, encargó las obras del palacio a Teodoro Ardemans y las del jardín a René Carlier. Contrastaba radicalmente la diferencia de estilos, entre el español tradicional del primero con el francés, discípulo del arquitecto de Luis XIV. Las obras avanzaron con gran rapidez, y lo esencial ya estaba construido a principios de 1724 y los reyes pudieron instalarse en 1723.

A su vuelta al trono, Felipe V encargó ampliar tanto los jardines como el palacio, éste a cargo del arquitecto romano Andrea Procaccini. En 1736 el arquitecto Filippo Juvarra vino a España, y se le encargó una nueva fachada en el eje central del jardín, terminada ya por su discípulo Giambattista Sacchetti. El conjunto arquitectónico del palacio resulta muy italiano y de una gran densidad debido a todas estas fases construidas en tan poco tiempo.

El elemento central del edificio es la capilla real o Colegiata, construida por Ardemans y redecorada por Francisco Sabatini bajo el reinado Carlos III. Aquí reposan anexos, Felipe V y su segunda esposa, Isabel de Farnesio, donde está el panteón real.

Pero tan relevantes como el palacio eran los jardines, donde Felipe V puso gran empeño en el conjunto de las fuentes, que despiertan gran espectación a nivel europeo, tanto por su amplitud como por el estado de conservación del sistema hidráulico original, que aún está hoy en funcionamiento. Destaca sobremanera su ornamentación escultórica, realizada por artistas franceses que habían trabajado en los palacios de Luis XIV, sobre todo en Marly, ya desaparecido, motivo por el que la Granja es la mayor representación de un jardín francés.

El jardín original consistía fundamentalmente en la zona frente al palacio, hasta la calle de la Medianería, mientras que la zona de las Ocho Calles, era un pequeño parque de caza. Tras el regreso al trono de Felipe V, se amplió el jardín incorporando a él las Ocho Calles y añadiendo luego más fuentes en esa área y sus inmediaciones, siendo la de Diana la última que encargó.

Las fuentes, están realizadas en plomo para ser pintadas imitando bronce y mármol, y las estatuas de mármol forman el conjunto escultórico de mayor riqueza y el mejor conservado de su época.

La mayor parte de los edificios para el séquito y la urbanización del pueblo fueron obra de Carlos III y en su mayor parte fueron vendidos en el Sexenio Revolucionario o transferidos luego a otras entidades. Entre ellos destacan la Fábrica de Cristales y la Casa de Infantes, pero continúan formando parte del conjunto palatino las casas de Oficios, Canónigos y Caballerizas.

Visita a la Granja 

Cualquier época del año es buena para visitar el Palacio de La Granja y sus jardines, pero si quieres disfrutar de todo el esplendor de sus jardines, lo mejor es que acudas en primavera y verano, especialmente si quieres ver las fuentes en funcionamiento.

Como el conjunto de las fuentes es muy abundante, sólo se encienden todas tres días al año: el 30 de mayo, día de San Fernando, 25 de julio, día de Santiago, patrón de España, y el 25 de agosto, día de San Luis, patrón de La Granja.

En fechas alternas, se encienden las 4 fuentes más importantes, aunque los horarios no son siempre los mismos, por lo que conviene consultar los horarios en la web de patrimonio nacional.

Con la entrada al palacio y los jardines, puede ver también el palacio de Riofrío, un pabellón de caza, muy cercano a La Granja. Este palacio, fue mandado construir por la reina Isabel de Farnesio en 1751 en una dehesa adquirida al Marqués de Paredes al pensar que se iba a quedar privada del Palacio Real de La Granja tras la muerte de su marido Felipe V, fallecido en 1746. Tras la muerte del rey Fernando VI, Isabel de Farnesio fue llamada a ocupar la regencia y trasladó su residencia al Palacio Real de La Granja, convirtiendo al de Riofrío en pabellón de caza.

Aunque sea un palacio menor, no te decepcionará en absoluto, ya que como sucede en el Palacio de La Granja, las estancias están decoradas. De hecho, en Riofrío, se reproduce por completo el que fuera el despacho del Rey Alfonso XII.

Precios

La entrada general tiene un coste de 9 €. Existe tarifa reducida de 4 € para miembros individuales de familias numerosas con acreditación de Libro de Familia o equivalente de la U.E. y Países Iberoamericanos; Menores entre 5 y 16 años. Mayores de 65 años, estudiantes titulares de acreditación hasta los 25 años con carné actualizado de estudiante nacional o internacional.

Entrada gratuita

Podrán disfrutar de la entrada gratuita las siguientes personas y los siguientes días:

  • Menores de 5 años.
  • Familias numerosas con acreditación de Libro de Familia o equivalente. La gratuidad se aplicará cuando la visita se realice por parte de, al menos, un adulto y tres hijos, o dos si uno de ellos está afectado por alguna discapacidad.
  • Miembros del ICOM (Consejo Internacional de Museos), mediante carné acreditativo de dicho Organismo.
  • Guías Oficiales de Turismo, con carné Oficial, tanto cuando acompañen grupos turísticos, como cuando soliciten la entrada con el fin de preparar su trabajo.
  • Profesores en visita individual con carné de docente.
  • Personas con discapacidad. También podrá acceder al museo de forma gratuita la persona que lo acompañe.
  • Personas en situación legal de desempleo que acrediten esta circunstancia.
  • El 18 de mayo, día Internacional de los Museos.
  • El 12 de octubre, Fiesta Nacional de España, sin distinción de nacionalidad.
  • Los miércoles y jueves de 15 a 18 h. (octubre a marzo) y de 17 a 20 h. (abril a septiembre), entrada gratuita para ciudadanos de la Unión Europea, residentes y portadores permiso de trabajo en dicho ámbito y ciudadanos iberoamericanos, previa acreditación nacionalidad (carné de identidad nacional, pasaporte o carné de conducir) o permiso residencia o trabajo. La oferta de gratuidad se limitará a la visita libre.
  • 12 grupos/día. Solo colegios UE y Países Iberoamericanos (excepto sábados, domingos y festivos).

Si buscas un seguro para tu próximo viaje, no dudes en consultarnos.