Para asegurar un viaje exitoso en verano, no es necesario acudir obligatoriamente a las zonas de costa.

Parece que no podemos concebir la época estival sin el disfrute de una playa en la que poder tomar sol tumbados sobre la arena y jugar con las olas del mar.

Afortunadamente, España es un país que cuenta con una geografía y unos entornos muy variados en los que podemos encontrar múltiples opciones: montañas, verde, ríos, pantanos, parques naturales, costas, grandes ciudades, etc.

Si no quieres dejar de disfrutar de un buen baño y de un entorno natural placentero, debes saber que en España existen pozas y piscinas naturales de interior para bañarse en verano sin dejar de disfrutar de la naturaleza. Son entornos que, es muy probable, se encuentren menos masificados que las tradicionales playas.

Toma nota de algunas de estas pozas y piscinas naturales de interior y no dejes, al hacer tu maleta de verano, de incluir el bañador y la crema protectora:

  • Garganta de los Infiernos: en el Valle del Jerte, al norte de Cáceres, se encuentra esta maravilla de la naturaleza que acoge a Los Pilones, un enclave natural que conforma una de las opciones más apetecibles en cuanto a baños de interior en España. Posee piscinas naturales formadas sobre rocas erosionadas en firma circular y saltos de agua. Es este un destino perfecto para disfrutar con los niños en verano.
  • Navafría: en este pueblo de Segovia se encuentran las conocidas como Las Charcas, enclavadas en la sierra de Guadarrama. El río Cega ha permitido allí la formación de unas piscinas naturales que son una magnífica opción para un baño de interior a tan sólo 100 Km de Madrid.
  • Pozas de Gredos: en los alrededores del pico Almanzor y La Galana, el terreno granítico ha formado unas pozas naturales con agua procedente del deshilo de las montañas, muy recomendables para combatir el calor en verano. La sierra de Gredos es una de las zonas más frecuentadas por aquellas personas que quieren disfrutar del senderismo. Hacer una parada y disfrutar de estas pozas naturales para aprovechar un baño de interior, resulta de lo más placentero después de una buena caminata.

Estos son sólo tres ejemplos. Resultaría imposible mencionar todas las pozas y piscinas naturales de interior para bañarse en verano de las que disponemos en España. Asegurarnos una escapada tranquila, sabiendo que vamos a disfrutar de un día de verano, es apuesta segura si acudes a alguna de estas maravillas naturales.