Para ello, hemos hecho una selección de poblaciones donde podemos disfrutar de esta maravilla de construcciones. Estos molinos son únicos en el mundo y la estampa que forman junto a sus paisajes y poblaciones es digna de postear en Instagram.

En otoño apetecen las escapadas en coche y Castilla – La Mancha suele ser uno de los destinos de interior que más riqueza cultural, paisajística y gastronómica ofrece. Hoy nos vamos de ruta por los molinos de viento de Don Quijote.

Comenzamos por la provincia de Cuenca visitando Mota del Cuervo (los auténticos de El Quijote, aunque, hay investigadores que defienden se trataba de la siguiente localidad) y, ya de paso, no dudaremos en acércanos a Belmonte para visitar uno de los castillos medievales mejor conservados de toda España.

Desde Mota del Cuervo tenemos muy cerquita las poblaciones, ya provincia de Ciudad Real, de Campo de Criptana y Alcázar de San Juan. Desde aquí, seguiremos nuestra ruta pasando por Puerto Lápice (pueblo auténtico manchego donde tienes que visitar su plaza mayor y degustar su comida en alguna de sus ventas).

Subiendo por la Nacional A4 en dirección Madrid tenemos que parar en Madridejos y Consuegra, ya pertenecientes a Toledo, para finalizar nuestra ruta en Tembleque y El Romeral.

Como habrás podrido comprobar, se trata de una ruta de localidades que conforman la unión entre tres provincias. Una tierra maravillosa que estamos deseando visitar.

La zona donde más poblaciones con molinos de viento hay está en torno al sur de Toledo, Ciudad Real y sur de la provincia de Cuenca. Territorio de nuestro querido Quijote

Por qué no, también podemos visitar la localidad de El Toboso, quizá os suene de algo una de sus vecinas ilustres llamada Dulcinea…  

El plan perfecto para un fin de semana de ruta en coche o moto por la Mancha.