Ante una situación laboral complicada son muchos los que se fijan propósitos laborales para año nuevo. Pero a veces el trabajo deseado tarda en llegar y mientras tenemos que formar parte de la odiada lista del paro.

Hasta llegar ese puesto soñado pueden surgir muchas situaciones en las que no habíamos pensado antes. Una de ellas es la de viajar mientras estamos cobrando el paro. ¿Se puede hacer? ¿Podemos salir de nuestro país si estamos cobrando el paro? ¿Corremos el riesgo de perder esta ayuda?

El Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) marca ciertas normas para poder viajar sin que la prestación contributiva o el subsidio por desempleo se vea afectada.

El SEPE marca una serie de plazos en la duración de dicho viaje.

En el caso de que queramos viajar al extranjero por un periodo de 15 días, podemos hacerlo sin problemas, por el motivo que sea y sin miedo a perder ese seguro laboral que supone en cierto modo el subsidio o prestación y que nos ofrece el soporte económico necesario mientras carecemos de trabajo.

Todas las personas que cobran el paro disponen de 15 días naturales al año para poder viajar. Lo más recomendable, en cualquier caso, es comunicarlo al SEPE ya que durante la ausencia pueden recibir alguna carta que les remita a alguna posible entrevista de trabajo o a algún curso. Si se ausentan ante este requerimiento y no lo justifican, sí es posible que exista una sanción. Si el SEPE está informado del viaje, esto no ocurrirá.

Si el viaje es más largo pero no supera los 90 días naturales, la comunicación al SEPE y en la oficina de empleo correspondiente en este casi sí es obligatoria. El SEPE debe autorizar el viaje y dicha autorización debe ser presentada en la oficina de empleo. En este caso el subsidio o prestación se interrumpiría hasta que la persona regresase, momento en el que de nuevo podría retomar el cobro.

En el caso de que se quiera viajar al extranjero mientras cobramos el paro por un periodo superior a 90 días y por menos de un año, sólo se podría retomar el paro cuando regresemos si la ausencia es por un motivo laboral, por colaboración internacional o para realizar algún tipo de curso relacionado con la búsqueda de trabajo.

Viajar estando de baja laboral o cuando nos encontramos cobrando el paro es posible si sigues los pasos adecuados. Infórmate bien y evita sustos.