Viajar solo con equipaje de mano en avión es una ideal genial si quieres ir ligero y además ahorrar un dinero extra que te vendrá de perlas para gastar en tu destino. Además, es una forma cómoda y rápida, ya que te evitarás las esperas y las colas de la facturación.

Lo primero que tienes que tener en cuenta a la hora de elaborar tu maleta es que cada compañía aérea tiene su política respecto al equipajes de mano respecto a tamaños y pesos. De hecho, algunas aerolíneas permiten llevar un segundo bulto o complemento al equipaje de mano, y es una tendencia en alza, aunque ojo, no todas lo hacen. Por eso entérate bien de cuántos bultos y de qué tamaño puedes pasar como equipaje de mano antes de hacer tu equipaje.

Una vez haya comprobado las restricciones y permisos sobre tamaños y pesos de equipaje de mano de la aerolínea con la que vas a viajar, asegúrate bien de que tu maleta cumple con todos los permisos y restricciones.

Para ello mide y pesa tu maleta de cabina antes de salir de casa y trata de ajustarte a esos estándares antes de ir al aeropuerto. Te decimos esto porque será una forma de ahorrar tiempo, ya que no tendrás que estar sacando y metiendo cosas para poder pasar al avión cumpliendo los requisitos, y de dinero, ya que si tu maleta de cabina no cumple con lo exigido pueden obligarte a facturarla, y como consecuencia a pagarlo.

Según citan desde el aeropuerto de Madrid-Barajas, “el equipaje de mano lo componen dos bultos de equipaje: un artículo personal y una pieza de equipaje”. Este último deberá caber dentro del medidor de tamaño de equipaje, que está situado en los mostradores de facturación, y no podrá exceder de las siguientes medidas: 114 cm (56 x 35 x 23 cm) ó 22'' largo x 14'' ancho x 9'' alto.

Por seguridad, antes de acceder a las zonas restringidas de seguridad del aeropuerto, que son las áreas de las puertas de embarque y zonas exclusivas de pasajeros, es obligatorio pasar por los puestos de control. Estos controles tienen unos arcos detectores de metales para las personas y Rayos X para el equipaje.

Ten en cuenta que si entre tu equipaje de mano llevas un ordenador portátil, u otro dispositivo electrónico, es muy probable que te soliciten sacarlo de su bolsa de transporte para examinarlo.

Cosas que puedes llevar en la maleta de cabina

Como una maleta facturada se puede perder, debes procurar llevar en el equipaje de mano aquellos elementos que son más necesarios y sobre todo objetos importantes o delicados. A continuación, te detallamos que puedes introducir:

  1. Prácticamente todos los aparatos electrónicos, esto incluye móviles, ordenadores, tablets, aparatos reproductores de música y video, e-books, etc.
  2. Líquidos y geles. Siempre que estén contenidos en botes con una capacidad máxima de 100 ml. Tendrán que estar guardados en una bolsa transparente, con autocierre, para poderse inspeccionar fácilmente, que no supere el litro de capacidad. Se permite máximo una bolsa por pasajero. En esta clasificación se incluyen:

Agua y otras bebidas como zumos, sopas, jarabes, el contenido de biberones, yogures, cremas de untar y alimentación para bebés.

Alimentos o líquidos especiales para dietas médicas o alimentaciones especiales.

Objeto de aseo tales como, pasta de dientes, cremas y lociones, aceites, colonias, geles, champús y gominas.

Aerosoles o sprays: desodorantes, espuma de afeitar, cosméticos para el cabello, lacas y otros de consistencia similar.

  1. Medicamentos. Si necesitas viajar con medicamentos sólidos, debes llevarlos con receta, prescripción médica, o justificación específica de la condición del pasajero, por si el personal de control así lo pudiera requerir. En cuanto a los medicamentos líquidos, están exentos de las restricciones que afectan al transporte de líquidos en el equipaje de mano, siempre y cuando su uso sea requerido por el pasajero mientras dure el viaje y su extensión.

Qué NO está permitido

Es necesario que sepas que no está permitido transportar en tu equipaje de mano para evitarte problemas innecesarios.

Está prohibido introducir todo objeto u artículo que pueda ser un riesgo para la salud de los pasajeros y la tripulación.

No existe una lista concreta de objetos peligrosos debido a su ambigüedad, ya que por ejemplo no se permiten bastones, trípodes o accesorios deportivos, aunque la decisión final dependerá del personal de seguridad.

No están permitidos tampoco el combustible para los encendedores y los repuestos para relleno, ni en el equipaje facturado ni en el equipaje de mano. Sí se puede transportar un paquete pequeño de cerillas (fósforos) o un encendedor pequeño, siempre que no contenga combustible líquido no absorbido, que no sea gas licuado, y sea para el uso de un individuo cuando es transportado en el cuerpo de la persona.