Dependiendo de los días o meses que puedas dedicarte en cuerpo y alma para viajar así debe de ser tu ruta.

Primer paso, establecer un itinerario. Para preparar las paradas del viaje, es necesario que tengas claro que te mueres de ganas por ver y que lugares puedes tachar de la lista. Por que una cosa clara, dar una vuelta al mundo no quiere decir que se trate de un viaje que conozcas de punta a punta todos los territorios, sino que vayas de una punta a otra, pero parándote en los destinos que ya has planeado con antelación.

Este paso es fundamental ya que el segundo será reservar los vuelos. Tienes dos opciones, o bien si dispones de tiempo lo mejor es reservar el vuelo de tu primer destino y después ir viendo y valorando compañías low cost. O bien, si no tienes tiempo suficiente, lo mejor es reservar el itinerario completo o como mínimo los vuelos entre continentes.

Tercer paso: contratar un seguro de tu gran viaje. Es fundamental ya que puede que te surja cualquier contratiempo, como un accidente o enfermedad, por pequeño que sea y si no tiene seguro el coste de estos servicios te saldrá carísimo.

Reservar alojamiento será tu cuarto paso. Ya que los vuelos es lo más caro a la hora de dar una vuelta al mundo, te recomendamos que aunque te encanten los buenos hoteles, esta vez te conformes con alojamiento sin grandes lujos, si quieres hacer el viaje lo más low cost posible.