Si no tienes en cuenta las restricciones del equipaje de mano, pueden surgir problemas en el aeropuerto y romper con la posibilidad de tener un viaje tranquilo.

Protégete durante tu viaje de situaciones molestas e incómodas con tu equipaje. Si tienes en cuenta todas las restricciones generales del equipaje de mano y del facturado, evitarás pagar sobrecostes por exceso de peso o tener que dejar objetos que te hubiera gustado llevar a tu lugar de destino.

El equipaje de mano, permite portar objetos de pequeño tamaño dentro de la cabina del avión. Su peso y su tamaño deben ser medidos antes de salir de casa, para que no sobrepasen los límites de lo permitido.

Las restricciones generales del equipaje de mano son:

  • Cada pasajero puede portar dos bultos que compondrán su equipaje de mano: una pequeña maleta de viaje y un bolso personal.
  • La maleta de viaje debe cumplir con las medidas establecidas. En los mostradores de facturación existen medidores para el equipaje de mano que te permitirán comprobar si tu maleta puede ser portada en la cabina del avión por cumplir con la medida establecida.
  • El bolso personal, componente de tu equipaje de mano, no puede exceder las siguientes medidas: 114 cm (56 x 35 x 23 cm).
  • Pensando en la seguridad durante el vuelo, ningún pasajero puede acceder a las zonas reservadas para los propietarios de un billete de avión, ni a la cabina del mismo, con su equipaje de mano si este no ha sido revisado antes por los agentes de seguridad. Existe una zona de control dentro del aeropuerto, con rayos X, donde cada equipaje de mano es revisado, ya sea con este sistema o de manera manual por el personal autorizado.
  • Existen ciertos artículos u objetos que no se pueden transportar en el equipaje de mano. Todo lo que pueda poner en riesgo la salud de los demás viajeros o de la tripulación del vuelo, así como aquello que pueda poner en riesgo la seguridad del viaje, de la nave o de los pasajeros, no podrá ser transportado en el equipaje.
  • Las restricciones generales del equipaje de mano en cuanto a objetos prohibidos, se centran en los siguientes, de cara a salvaguardar la seguridad en un viaje: objetos punzantes, cortantes, productos tóxicos o químicos, armas, productos infecciosos o con riesgo biológico, medicamentos sin receta y líquidos como champús y geles contenidos en envases con una capacidad superior a 100 ml cada uno y que juntos superen el litro.