Hemos hecho un recopilatorio de algunas localizaciones terroríficas que están más cerca de lo que crees, pero cuyas leyendas e historias seguro que no conocías… ¡Ver para creer!

  • El Baúl del Monje, Madrid: un antiguo anticuario, hoy convertido en vivienda, cuyos ruidos, poltergeist y golpes fueron incluso filmados por profesionales durante los años 90.
  • Hospital del Tórax, Terrassa, Barcelona: alberga mucho sufrimiento entre sus paredes abandonadas ya que, en su día, fue un hospital especializado en enfermedades respiratorias y, se dice, que en poco tiempo se convirtió en el hospital con mayor índice de suicidios de España. Cerrado en 1995, su quinta planta se ha convertido en un lugar un tanto… dejémoslo ahí.
  • La Casa de los Ruidos, La Cornudilla, Valencia: no muy lejos de Requena, este edificio abandonado se encuentra en medio del campo y en el piso de arriba parece que hay más habitantes de los que a priori se ven…
  • Palacio de Linares, Madrid, 1872: dos hermanastros enamorados y, contra viento y marea casados, hasta que se enteraron de su desdicha. Ya era tarde, tenían un hijo en común, lo mataron y, desde entonces, se escuchan dos adultos y un bebé por el mítico edificio situado en Recoletos con Calle Alcalá, sí, justo en frente del Ayuntamiento de Madrid, ¡la Casa de América!
  • Museo Reina Sofía, Madrid: antes de ser uno de los mejores museos de toda España, fue hospital de personas sin hogar y se cree que también se cometieron fusilamientos durante la Guerra Civil. Al parecer, las tres monjas que siguen paseando por sus pasillos dieron buena cuenta de ello…
  • Parador Nacional de Cardona, Barcelona: un castillo medieval muy bien conservado, ¡de los que nos gustan! Pero, su habitación 712, hoy cerrada al público y solo abierta por expreso deseo del huésped, alberca un secreto. Al parecer, todavía duermen ahí personas desde la Edad Media, ¡se han visto! ¿Reclamo turístico o realidad?

Lo que está claro es que estos rincones nos harán pasar un Halloween real, eso sí, cuidado con los sustos. Cuando el río suena…