Su persona sigue levantando curiosidad y como la mayoría de su legado tangible se mantiene en pie, en la actualidad miles de personas realizan al año una ruta por los pueblos y ciudades donde vivió para intentar acercarse más a ella, intentar comprenderla y ver cómo pasó sus días.

Un dato curioso es, que de unos años a esta parte, desde que RTVE emitió una serie de ficción basada en Isabel la Católica, cada vez son más los jóvenes que siguen sus pasos y viajan allá donde ella vivió siendo madre pero, sobre todo Reina. 

¡Comenzamos! Cerramos los ojos y nos vamos a la España del Siglo VX, mitad católica, mitad musulmana…

En la ruta, has de visitar, al menos, las 6 localidades que más huella dejaron en la vida de Isabel.

  • Madrigal de las Altas Torres, Ávila: lugar donde nació en el Palacio de Juan II, sede actual del Monasterio de Nuestra Señora de Gracia. La alcoba donde nació todavía se conserva.
  • Segovia: ella misma se proclamó Reina de Castilla bajo el soportal de la Iglesia de San Miguel, actual Plaza Mayor de la cuidad, en el año 1474. ¡Fue un momento trascendental en la historia de España! 
  • Valladolid: el Palacio de los Vivero, actual sede del Archivo Histórico Provincial fue testigo directo de su boda con Fernando de Aragón. 
  • Tordesillas, Valladolid: aquí se firmó el famoso Tratado de Tordesillas con Portugal sobre los territorios que se habían descubierto en América y África aunque la localidad es más conocida por alojar, años después, a su sucesora la Reina Juana I de Castilla, siendo testigo directo de su locura. Los celos fueron persistentes en la vida tanto de madre como de hija.
  • Arévalo, Ávila: “prisión voluntaria” de Isabel de Portugal. La madre de Isabel de Castilla pasó aquí sus últimos años apartada por su hijastro el Rey Enrique IV. Mientras también tuvo recluidos, durante toda su juventud, a Isabel y Alfonso en la corte situada en Segovia. 
  • Medina del Campo, Valladolid: aquí pasó sus últimos días, en su castilla querida, aunque ahora descanse en Granada junto a Fernando. 

A parte de castilla, cabe destacar dos lugares más en la vida de Isabel I de Castilla: Guadalupe, en Cáceres donde demostró todo su fervor católico en numerosas ocasiones, Trujillo y Cáceres. Otro día, hablaremos de la ruta de Isabel la Católica por Extremadura.