También conocido como trombosis del viajero, es un conjunto de síntomas que como consecuencia deriva al aumento de trombosis venosa en aquellas personas que viajan con frecuencia en avión en trayectos de larga duración.

Fue un término que se acuñó en los años 90 y que, de forma graciosa, se catalogó a los pasajeros que viajaban en la clase turista debido a la mayor incomodidad del asiento.

Causas de este síndrome

Esta enfermedad surge cuando se forma un coagulo de sangre en una vena profunda. Principalmente aparece en la parte inferior de la pierna y el muslo, aunque puede salir en otras venas profundas como la del brazo y la pelvis.

Es una patología con poca prevalencia, entre 3 y 5% en pacientes de alto riesgo, y del 1% en el resto.

Situaciones que favorecen la aparición de trombos

-Sedentarismo

-Edad avanzada

-Obesidad

-Mujeres embarazadas

-Antecedentes de trombosis

-Varices

-Anticonceptivos orales

-Alteración congénita de la coagulación

¿Cómo evitar el síndrome de la clase turista?

Esta serie de medidas sirven para prevenir la aparición de trombos:

-Realizar paseos durante el trayecto del avión.

-Cuando estés sentado evitar cruzar las piernas, o dejadlas colgando.

-Hidrátate mucho.

-Reduce el café y el alcohol.

-Viste con ropa cómoda, ancha y flexible.

-Si tienes antecedentes familiares con trombos acudir al médico y consultárselo.