El verano de 2011 daba comienzo y el pueblo malagueño de Júzcar, situado en el Valle del Genal y perteneciente a la famosa Ruta de los Pueblos blancos de la Serranía de Ronda, no sabía la que se le venía encima. 

Todo comenzó cuando una gran multinacional cinematográfica americana (Sony Pictures Releasing) se puso en contacto con una agencia de publicidad madrileña proponiéndole la necesidad inminente de llevar a cabo una gran acción publicitaria para promocionar el lanzamiento de la película Los Pitufos 3D que aterrizaba en España ese mismo agosto.

Pues bien, ambas partes se pusieron a idear y…

Ring, ring!! Un buen día sonaba el teléfono de la alcaldía de un pueblo tranquilo, blanco y bonito de Málaga. ¡Cuántas nuevas oportunidades se avecinaban para el pueblo!

Enseguida, y animados por el buen humor de los vecinos de Júzcar, todos se pusieron manos a la obra para ambientar el pueblo Pitufo y dejarlo todo perfecto para el día de la presentación mundial de la película. ¿Se te ocurre lugar más mágico para practicar agroturismo en familia?

¡Júzcar iba a aparecer en la prensa de todo el mundo! ¿Existe mejor escaparate de un pueblo en el que los jóvenes han de irse a vivir a la gran ciudad para poder estudiar y trabajar? No, no la existe.

Pero, los habitantes de Júzcar fueron un poco más lejos, haciendo gala de su buen humor e inteligencia. En un principio, el pueblo iba a estar pintado de azul durante dos meses (la productora se hacía cargo de todos los gastos, por supuesto). Finalmente, viendo la gran acogida que había tenido este cambio para la economía del pueblo, basada desde entonces en el turismo, los vecinos de Júzcar decidieron seguir siendo el Pueblo Pitufo para siempre, despuntando entre el resto de pueblos blancos.

Una zona maravillosa digna de visitar, ¿ya estás planificando el viaje? Te recomendamos que vayas en coche para aprovechar más el tiempo y visitar también más pueblos de la Serranía de Ronda.

Hoy, 6 años después, hay un incremento relativo de la población de 10%. Todo gracias a saber aprovechar bien un golpe de suerte aunque, en la actualidad, están teniendo problemas con los herederos del dibujante que creó a estos famosos pitufines azules. ¿Cómo acabará la historia?

Mientras tanto, Júzcar sigue esperando visitantes con su manto azul.