El Acuerdo de Schengen según cita la web del Ministerio de Interior, es un acuerdo por el que varios países de Europa suprimieron los controles en las fronteras interiores (entre esos países) y trasladaron esos controles a las fronteras exteriores (con terceros países).

Fue firmado en la ciudad luxemburguesa de Schengen el 14 de junio de 1985, y no por casualidad. Dentro de esta urbe se hallan muchas fronteras, lo que supuso dotaba al documento de un gran simbolismo. En junio de 1990 firmaron un nuevo Convenio por el que se decidieron aumentar las funciones del Acuerdo creando las llamadas medidas compensatorias, destinadas a paliar la falta de controles fronterizos. Finalmente, entró en vigor en 1995.

Este establece un espacio común -denominado espacio Schengen- que comprende una gran parte del continente europeo. Los países participantes aplican una serie de normas comunes para controlar las fronteras exteriores, también en materia de visados y de cooperación entre los servicios policiales y judiciales en el ámbito penal.

Los países que forman parte del espacio Schengen son 26: Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Islandia, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Noruega, Países Bajos, Polonia, Portugal, Suecia, Suiza y Liechtenstein.

No obstante, todo Estado miembro de la Unión Europea podrá convertirse en parte del espacio Schengen. A día de hoy, engloba la mayor parte de los Estados de la UE, excepto Bulgaria, Croacia, Chipre, Irlanda y Rumanía, así como otros Estados no miembros de la UE, como Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza.

Si uno de los países firmantes del documento controla la entrada en la zona Schengen, ya no habrá que cumplir con otras formalidades en las fronteras con los otros estados miembros.

Si la finalidad de la estancia es por motivos de negocios o turismo, y la duración de esta es como máximo 90 días en el espacio Schengen, se aplicarán las ventajas de los acuerdos.

Para acceder al espacio Schengen bastará con un visado único para aquellas personas procedentes de los países firmantes. En cambio, los que no pertenezcan a uno de los países de la Unión Europea, necesitarán estar en posesión de un visado para poder transitar.

El documento que se necesita para entrar en esta zona recibe el nombre de visado Schengen y se solicita en la embajada o consulado del país al que se vaya a viajar. En caso de visitar más de uno se solicitará en la del país en el que más tiempo se vaya a permanecer

Además, es obligatorio contratar un seguro de viaje, de repatriación y gastos médicos.

¿Qué cubre este seguro?

Esta póliza ofrece cobertura dentro de todos los países del espacio Schengen. El periodo, como pasa con el resto de seguros de viaje, se limita a la estancia del asegurado en dichos países. Es decir, si una persona va a estar 10 días en uno o varios de estos países, tendrá que suscribir una póliza para ese periodo de tiempo.

Las coberturas principales son la asistencia sanitaria, con un mínimo de 30.000 euros, asistencia sanitaria por accidente y repatriación al país de procedencia del asegurado.