El Real Sitio y Villa de Aranjuez es una ciudad histórica que se encuentra situada en el sur de Madrid. Es un municipio conocido por sus preciosos jardines y magníficos monumentos.

A tan solo 40 minutos del centro de Madrid, (puedes ir en tren desde Atocha) Aranjuez es visitada a diario por miles de turistas que, aprovechando su paso por la capital, se acercan a conocer los rincones de este escenario natural.

Durante las temporadas de primavera y otoño puedes visitarla de una manera muy especial, montado en el Tren de la Fresa. Se trata de un viaje en un antiguo ferrocarril que recrea el trayecto inaugurado en el año 1851 por la Reina Isabel II. Era el primer trayecto ferroviario en Madrid y el segundo de la Península, y tenía como fin unir el Palacio Real de Aranjuez con la capital de España. Desde 1984, se efectúa este tradicional recorrido partiendo desde el Museo del Ferrocarril hasta esta localidad, famosa por sus exquisitas fresas (razón por la cual se le da este nombre al tren) y cuyo Paisaje cultural es Patrimonio de la Humanidad.

Este municipio es conocido por la calidad de su huerta local cuyos productos más famosos son los espárragos y las fresas, aunque también destacan otros alimentos de gran valor como las coles de Bruselas, los tomates, las alcachofas y las patatas.

La historia de Aranjuez se remonta al S. XVI, cuando el rey Felipe II junto a sus consejeros, se dan cuenta del paraje incomparable de la localidad idóneo por su cercanía a Madrid y a Toledo. Especialmente, por el valor de su territorio, perteneciente a la Corona Real, donde poder realizar la implantación de un sistema agropecuario y de esta forma abastecer a ambas ciudades tan importantes. A esto se le unía que el transporte podía llevarse a cabo a través del río lo cual ponía la guinda al pastel.

No te puedes perder estos lugares de Aranjuez:

  • Palacio Real. Comenzó a construirse por mandato de Felipe II en el año 1561 y fue terminado por Carlos III con su última ampliación. Se caracteriza por el color rojo de sus ladrillos y el blanco, de la piedra de Colmenar, que cubren la fachada. Este palacio de estilo herreriano, da especial belleza a Aranjuez. Se recomienda reservar la visita con antelación ya que los fines de semana se llena.
  • Jardín de la Isla. Este vergel es uno de los tres que rodean el Palacio Real. Su nombre se debe a que está rodeado por las aguas del Río Tajo. En su lado sur, se encuentra separado por una ría artificial que se ensancha en forma de abanico creando la famosa ‘Cascada de la Castañuela’. Es un ejemplo de jardín renacentista italoflamenco.
  • Jardín del Príncipe. Lleno de vegetación llegados de la mismísima América, es el jardín más grande de los que se encuentran en Aranjuez. Cuenta con un perímetro de 7 km. Y 150 hectáreas de extensión y destaca por su riqueza botánica y está compuesto por varios jardines. De estilo paisajista, sigue la moda inglesa y francesa de finales del siglo XVIII, tiene además numerosos elementos decorativos como la Fuente de Apolo, y el lago chinesco.
  • Museo de Falúas Reales. Reconstruido en 1966, según proyecto de Ramón Andrada, está situado dentro del Jardín del Príncipe cerca del embarcadero. posee una de las colecciones más espectaculares de embarcaciones que los reyes de España. También podrás disfrutar de una serie de pinturas referentes a la escuadra española del siglo XIX, así como de un juego de cañones de bronce procedentes del reinado de Fernando VI y distintos utensilios para la navegación de falúas.
  • Iglesia San Antonio de Padua. Este templo religioso barroco tiene origen en un oratorio que Felipe IV mandó habilitar de forma provisional debido a que la capilla del Palacio Real se quedó pequeña. Recibió este nombre por la construcción de una capilla dedicada al santo por orden de Fernando VI.
  • Casa del Labrador. Este palacete fue construido durante el reinado de Carlos IV dentro del Jardín del Príncipe del Palacio Real. La obra fue realizada por Juan de Villanueva y su ayudante Isidro González Velázquez El edificio de estilo neoclásico tiene planta cuadrada con patio y su interior está decorado con muebles de diferentes épocas.