Estamos acostumbrados a relacionar el cambio climático con consecuencias medioambientales que afectan sobre todo a animales, plantas y paisajes que se ven gravemente amenazados por el calentamiento global. Pero los peligros que entraña el cambio climático no solo acaban ahí, por desgracia.

Lugares catalogados como Patrimonio Nacional de la Unesco sufren cada vez más el impacto de la urbanización o la contaminación, problemas a los que ahora se suma la subida del nivel del mar, las altas temperaturas o el aumento de temporales extremos como las sequías. Te contamos cuáles son algunos de ellos:

  • Moáis de la Isla de Pascua. Al estar situadas en la costa, estas famosas estatuas sufren las consecuencias de la continua erosión y las olas, que en ocasiones han llegado incluso a romper estructuras que albergaban restos antiguos.
  • Yacimientos neolíticos de Escocia. Toda la costa de Gran Bretaña se está viendo afectada por la subida del nivel del mar, la frecuencia de las tormentas y la erosión según la Unesco. Los asentamientos neolíticos de la zona, que se estima fueron construidos alrededor del año 3.000 a.C, necesitan ser restaurados cada año para conservarse.
  • Islas Galápagos. Además de los problemas que han causado el turismo o la pesca ilegal, ahora también es el cambio climático el que amenaza a las Islas Galápagos. El calentamiento de sus aguas provoca la reducción de fitoplancton, alimento esencial para muchos peces que habitan allí.
  • Glaciares de Perú. El cambio climático lleva haciendo mella en los glaciares de los Andes desde los años treinta. Su superficie se ha reducido un 30% y en los últimos años este paraje ha tenido que ver cómo desaparecían más de un centenar de pequeños glaciares.

El cambio climático representa un gran peligro para nuestro planeta y, como ves, no solo perjudica a la fauna y la flora, sino que también daña monumentos históricos que dejaremos de poder disfrutar si no cuidamos el medio ambiente. Si eres viajero y te gusta conocer distintas culturas, entérate de cómo aportar tu granito de arena para preservar estos lugares.