La provincia de Soria, Castilla y León, quizá sea una de las grandes desconocidas de nuestro país. De hecho, esta comarca castellana oculta en su interior una magnífica ruta romana que seguro que desconocías. Estamos seguros que después de contarte las maravillas que aquí se encuentran, lo incluirás en tu próximo viaje.

Por si no lo sabías en Soria quedan ruinas de ciudades del Imperio romano unidas por restos de calzadas, sobre anteriores castros celtíberos. Sin duda, lo más conocido es el Arco de Medinaceli, el único de la península con triple arcad, donde se piensa estuvo la ciudad celtíbera de Ocilis, sometida por Roma.

Construido en el siglo I, es un arco de triunfo, siendo el único arco monumental que existe en España con tres vanos. Sigue el modelo del arco de Trajano y presenta una decoración muy simple pero efectiva. Su conservación es bastante buena exceptuando su decoración que está muy desgastada debido a la situación geográfica en la que se encuentra.

El arco tiene unas dimensiones de 13'20 m. de largo, 2'10 m. de ancho y 8'10 m. de altura. Fue construido en lo alto de una colina que domina el valle del Jalón, a unos 1.200 m. de altura y es una zona fría, con una climatología adversa. Con esta ubicación se quería impresionar a los habitantes y demostrar el poder de Roma.

Es un arco de tres vanos algo atípico ya que aparte de su función conmemorativa servía como puerta de acceso a la ciudad. El arco central era paso de carruajes y animales y los laterales de los peatones.

En la localidad de Garray, en el Cerro de la Muela, se hallan las ruinas de Numancia, arrasada por Escipión hace 2.150 años, un ejemplo de resistencia. Es el yacimiento arqueológico que ha aportado mayor información sobre el mundo celtibérico, al ser el más extensamente excavado, lo que se ha visto incrementado recientemente con el descubrimiento y excavación de su necrópolis.

En la actual El Burgo de Osma están las importantes ruinas de Uxama, en un balcón sobre el río Ucero, que tuvo una participación activa en las guerras celtíberas. Fue arrasada por Pompeyo en el 72 a.C. y resurgió en el siglo III.

Situada en el Alto del Castro, y en época romana fue un núcleo importante en el camino que unía Asturica con Cesaraugusta. El yacimiento permite visitar una cisterna semicircular para hacer frente al abastecimiento de agua de la población, que data de la segunda mitad del siglo I. También puede visitarse una casa altoimperial denominada de los Plintos, ejemplo de las construcciones de la época del emperador Claudio, y una calzada romana. De la época de la invasión musulmana, se conserva una atalaya islámica de carácter defensivo donde tendrás las mejores vistas.

Probablemente las ruinas romanas más importantes de Soria son las de Tiermes, más conocida como la Pompeya soriana, y era la aliada natural de Numancia. De hecho la historia de estas dos localidades parece sacada de Asterix y Obelix.

Durante la larga Guerra Celtibérica, Roma envió en vano durante años, su poderoso ejército contra un pueblo pobre y alejado de las tierras ricas de Hispania: los arevacos, cuyas ciudades principales eran Numancia y Tiermes. Ésta última, no fue sometida hasta el año 98 a. C., en que el cónsul Tito Didio, tras su victoria, obligó a bajar a la población de la ciudad al llano, abandonando la acrópolis que coronaba el cerro, e impidiendo a sus habitantes amurallar el nuevo lugar.

Entre sus ruinas cuenta con un acueducto excavado en la roca, escaleras, un foro, murallas y numerosas viviendas, algunas de las cuales llegaron a tener más de seis pisos.

También se la conoce como la “ciudad de las hormigas”, porque vista desde lejos parece un auténtico hormiguero lleno de túneles. Está situada en la Sierra de Pela y es probable que tenga relación con el famoso dicho “hace un frío que pela”. Al atardecer, cuando todo se tiñe de rojo, es el mejor momento para visitarla.

Además existen numerosas villas en la provincia de Soria, algunas recientemente excavadas. Un ejemplo de ello es la villa romana de La Dehesa, en Cuevas de Soria. Cuenta con grandes instalaciones y alberga unos treinta mosaicos a la vista y así como un importante museo: el Magna Mater. Gracias a una pasarela se puede contemplar la villa. De hecho, de este mismo yacimiento han salido importantes mosaicos y alguno de ellos puede verse en el Museo Arqueológico Nacional.

Pero la falta de inversión está afectando algunas de estas joyas romanas, como es el caso de los 32 mosaicos de la villa romana de Los Quintanares, cerca de Rioseco de Soria, han vuelto a cubrirse y que no pueden ser admirados actualmente.

No te lo pienses más y descubre Soria, te dejará maravillado.