Hacer la maleta en verano puede resultar más sencillo antes de realizar cualquier escapada, ya que las prendas son menos voluminosas y ocupan menos espacio.

Sin embargo, hacer la maleta en invierno puede resultarnos más complicado: jerséis de lana, bufandas, abrigos, botas… abultan demasiado y muchas veces nos dejan poco margen de opciones.

A continuación te mostramos algunos trucos para hacer tu maleta de invierno y poder llevar todo aquello que vayas a necesitar sin sufrir problemas de espacio:

  • Realiza un calendario con los días que va a durar tu viaje y piensa las actividades que vas a realizar en el lugar de destino: montaña, esquiar, cenas, salidas nocturnas, balneario, etc. Te resultará más sencillo hacerte una idea de qué prendas vas a necesitar.
  • Prepara el equipaje básico: neceser, ropa interior, bolso de mano, etc.
  • Si tienes que hacer una maleta para ir a la nieve, una buena idea es aprovechar el espacio existente en el interior de tus botas de esquí. Dentro de ellas puedes meter calcetines, camisetas enrolladas, etc.
  • En una maleta de invierno no pueden faltar algunos jerséis o un abrigo. No lleves un cambio de ropa para cada día, sobre todo si tu escapada va a ser por un largo periodo de tiempo. Un par de jerséis dentro de la maleta serán suficientes para que puedas alternar las puestas. Durante el viaje puedes llevar otro jersey puesto. Procura que el que elijas para llevar puesto mientras viajas sea el que más abulta, así lo llevarás encima y no dentro de la maleta ocupando espacio.
  • El abrigo es una prenda que también lo puedes llevar puesto en vez de dentro de la maleta. Una vez que te encuentres dentro del medio de transporte en el que piensas viajar, te lo puedes quitar para no pasar calor.
  • Con las camisetas puedes proceder de la misma manera que con los jerséis. Con dos o tres camisetas será suficiente.
  • Puedes colocar los objetos más pesados y rígidos en el fondo al hacer la maleta de invierno, como por ejemplo los zapatos o botas. Recuerda rellenar su interior con calcetines, ropa interior o camisetas que tengas que llevar. Encima puedes colocar doblados los pantalones y los jerséis. Por último, las camisetas o la ropa más ligera, para que se arrugue menos.

Viaja tranquilo siguiendo estos consejos para hacer la maleta de invierno, sabiendo que llevas todo lo que necesitas y sin preocuparte por la falta de espacio.