Cuando te vas de viaje puedes optar por llevarte todo el dinero en efectivo, o bien llevar lo justo en billetes y monedas y llevarte la tarjeta de crédito.

Es un arma de doble filo ya que, tanto para bien como para mal, financia los gastos sin la necesidad de llevar contigo grandes cantidades de efectivo.

Funciona como un préstamo o crédito que devolverás en los plazos acordados en el contrato.

Te proponemos 8 ventajas que te pueden dar las tarjetas de créditos en los viajes:

- Previsión: nunca sabes que te permiten o no ciertos lugares en el extranjero. Hay casos en los que solo te dejan pagar con tarjeta de crédito. Cúrate en salud.

- Globalización: son aceptadas en todos los países. Es una ventaja que la convierte en indispensable.

- Practicidad: ofrecen la comodidad y la seguridad de no tener que llevar todo el dinero en efectivo, que, por lo general, hay más probabilidad de pérdida.

- Descuentos: dependiendo de la tarjeta de crédito puedes obtener descuentos interesantes en restaurantes, webs, etc.

- Comodidad de pago: podrás gastar determinada cantidad de dinero sabiendo que lo podrás abonar poco a poco.

- Ahorro: al pagar a plazos, pagas de manera mucho más cómoda en los viajes.