En nuestra ruta de tapeo por España con la sección de “Viajar para comer y viceversa” hoy nos hemos parado en una ciudad que, si es especial durante todo el año, mucho más durante el mes de junio, ya que se engalana con la llegada de la Noche de San Juan.

Si todavía nos has visitado esta tranquila y maravillosa ciudad te invitamos a hacerlo de inmediato, ¿cómo? Conquistándote por el sentido del gusto… ¡nos las sabemos todas!

Los propios alicantinos/as presumen de que la gastronomía de Alicante ha logrado hacer mucho con poco, es decir, grandes platos con pocos ingredientes, los justos, pero de una gran calidad.  Sus huertas y árboles frutales nos regalan unas materias primas únicas, por no hablar de su mar… ¡Qué hambre!

Antes de nada, cabe destacar la importancia que la gastronomía alicantina aporta siempre a la salsa “alioli”, aceite de oliva + ajo, en muchos de sus patos. Principalmente en los arroces y mariscos, ¡ya estamos babeando!

Entonces, ¿qué platos y tapas son los más típicos de la ciudad de Alicante?

  • Arroz a banda: plato que sigue la regla de que lo que antes se consideraba comida de pobres, a día de hoy es un auténtico manjar. La clave, su fumet de pescado y un buen alioli casero para acompañar. El arroz, bien pegadito y siempre en paellera. ¡Buags! En general, todo tipo de paellas y arroces son maravillosos en esta tierra.
  • Fideuà: volvemos a lo mismo. Un buen fumet de pescado previo será el éxito de este plato tan sencillo. Cabezas de rape y desperdicios de pescado son los encargados de dar el verdadero sabor a más. Por no hablar de los gambones… un sabor excepcional.
  • Olleta alicantina: guiso que mezcla ingredientes tan contundentes y variados como arroz, alubias blancas, tocino, chorizo y panceta con calabaza, patata, ajos, nabos y zanahoria… ¡Un plato de los de siempre! Toda provincia española tiene su plato de cuchara estrella y Alicante no iba a ser menos.
  • Borreta: plato muy reconocido por la zona de Alcoy, es un guiso de bacalao de origen humilde que hoy se ha convertido en uno de los protagonistas en las mesas alicantinas de invierno, sobre todo en Navidad.

No podemos terminar nuestra escapada gastronómica a Alicante sin mencionar sus famosos turrones… No necesitan ni presentación y tampoco han de ser consumidos solo en Navidad. ¡El año es muy largo!