Por no hablar de que San Sebastián es la ciudad en la que se encuentra la primera universidad gastronómica de España, el Basque Culinary Center, ¡eso es mucho, pero qué mucho nivel!

Por todos estos motivos y con la gastronomía tan maravillosa que tenemos en España no podíamos comenzar la sección “Vivir para comer y viceversa alrededor de España” sin hablar de la joya de la corona, Donostia. Una de las principales capitales gastronómicas a nivel europeo que cada año lo demuestra, acogiendo millones de turistas llegados de todo el mundo con un objetivo en común: comer y deleitarse con un único sentido, el gusto. ¡Qué placer!

Parte del éxito de la gastronomía vasca y más concretamente donostiarra, se debe a la fusión de unos elementos indispensables para que el resultado final sea superior al que se espera

  • Existe una gran cultura gastronómica.
  • Los profesionales de la cocina no temen a la innovación manteniendo reglas gastronómicas tradicionales. ¡Se atreven a jugar!
  • Las materias primas son excelentes. ¡Mucha calidad!
  • Siempre se utilizan productos de temporada
  • Se invierte en investigación.

Dependiendo de la época del año los productos de temporada estrella de Donostia son:

  • Primavera: anchoa, verdel, queso de Idiazábal y guisantitos o caviar verde por no hablar de la alcachofa, espárragos y acelgas.
  • Verano: bonito, sardinas, guindillas de Ibarra, pimientos, tomates y vainas. Muchos de los productos son comunes al resto de España.
  • Otoño: llega la época de embutidos, hongos, zizas y perretxikos, morcillas y todo tipo de carnes de caza.
  • Invierno: alubias de Tolosa, Txangurro, angulas bañadas de sidra o txakolí y postres como la cuajada de leche de oveja, manzanas, nueves o castañas asadas. ¡El placer de lo sencillo!

Como no, hacer mención especial a sus pinchos. Los podremos encontrar en cualquier bar o restaurante. Son bocados de placer que se comen de pie, a poder ser cerquita de la barra y que también se degustan por sentidos como el tacto o el olor. ¡Una maravilla!