¿Cómo íbamos a dejar el turismo gastronómico? De eso nada, ¡mucho menos en Asturias! Entre caminata, visita y visita, vamos a deleitarnos con la gastronomía de la zona. ¡Mucho más que manzana, sidra, quesos y fabada! Vamos allá, ¡qué aproveche!

  • Cachopo: extendido ya en la mayor parte de España. Como en Gijón no se come cachopo en ningún sitio. Se trata de un par de filetes de pollo o ternera rebozados en cuyo interior hay queso y jamón. Todo eso frito es un placer para los sentidos.
  • Chopa a la sidra: la chopa es un pescado azul muy común en la zona del Mar Cantábrico y en Gijón se suele guisar acompañado de patatas panadera con una salsa de manzana. Hay también quien le añade almejas y gambones, ¡a más azúcar, más dulce!
  • Caldereta Gijonesa de marisco: ¡faltaría más! Si en las zonas de interior de España la caldereta suele ser de Carne, en Gijón es de marisco, ¡qué menos! Como siempre, lo importante de un buen guiso, es disponer de una materia prima excepcional y en Gijón, la tienen.
  • Cordero a la estaca: la carne de cordero es extremadamente buena en toda Asturias y una forma de cocinarla típica de Gijón es trincada en una estaca sobre una hoguera con buenas ascuas. Así, ninguna comida podría salir mal…
  • Chorizo a la sidra: sofreír los chorizos previamente cortaditos en trozos¡, a poder ser en cazuela de barro, más tarde, añadir sidra y dejar reducir. ¡Un sabor único! Ten cerca una hogaza de pan, por si las moscas. Jijijiji
  • Chaponas de Gijón para finiquitar con un postre típico ideado en su origen por la famosa Confitería Biarritz. Puede ser de chocolate negro o chocolate con leche y los sabores varían con naranja, manzana, avellana o mantequilla. Es una tableta dura con un agujero en medio.

Ya estamos preparando el seguro de viaje porque se nos ha abierto el apetito. ¡Nos vamos a Gijón!