Cada vez son más las personas  conscientes de los beneficios para la salud de los alimentos prebióticos y probióticos. Aunque, en el nombre sólo difieren en una vocal, no son exactamente lo mismo. Los alimentos prebióticos son aquellos que contienen un tipo de hidrato de carbono no digerible por nuestro organismo y que sirve de alimento para las bacterias beneficiosas que habitan en nuestro intestino. Los alimentos probióticos son aquellos fortificados con microorganismos vivos que colaboran a la mejora de la salud de nuestra flora intestinal. Estos microorganismos vivos, bacterias beneficiosas para la salud, son los que se alimentan de las sustancias proporcionadas a nuestro organismo por los alimentos prebióticos. Ambos alimentos, los prebióticos y los probióticos, son, por lo tanto, alimentos funcionales que contienen un añadido a parte de sus facultades nutricionales naturales, muy beneficioso para nuestra salud. ¿Quién no ha oído hablar en los últimos años de alimentos enriquecidos en Hierro, Fósforo, Calcio, Omega 3, fibra, isoflavonas, ¿etc.? Son alimentos funcionales enriquecidos que, hoy en día, se encuentran al alcance de todo el mundo. En el caso de los alimentos prebióticos, los hay que, en su propia composición, de forma natural, aportan esos ingredientes alimenticios de los que se nutrirán los microorganismos proporcionados por los alimentos probióticos.  Dichos ingredientes están presentes en muchas verduras, frutas y en la leche materna. Pero, ¿qué beneficios para la salud aportan los alimentos prebióticos? Son los mismos que los proporcionados por los probióticos, ya que los primeros ayudan a los segundos a cumplir su función:

  • Favorecen el desarrollo de bacterias beneficiosas para el intestino.
  • Frenan el desarrollo del cáncer de colon.
  • Previenen todo tipo de infecciones intestinales.
  • Ayudan a eliminar toxinas del organismo y frenan el desarrollo de bacterias patógenas en nuestra flora intestinal.
  • Ayudan a la absorción por parte de nuestro organismo de diferentes minerales como el Calcio, el Magnesio y el Hierro, lo cual beneficia, por ejemplo, a la salud de nuestros huesos.
  • Estimulan nuestro sistema inmunitario.
  • Otro de los beneficios para la salud de los aliemntos prebióticos es que ayudan a nuestro organismo a sintetizar mejor las vitaminas ingeridas.
  • Evitan los gases y todo tipo de trastornos intestinales, favoreciendo su equilibrio.
  • Reducen las posibilidades de sufrir estreñimiento.

  Para favorecerte de todos los beneficios para la salud de los alimentos prebióticos, tan sólo tienes que añadirlos a tu dieta. Incluye alimentos como el plátano, ajo, cebolla, puerro, tomate, alcachofa, espárragos, trigo y achicoria cada día. Si te interesa tu salud y la de tu familia, consulta a nuestro asesor.