La sociedad actual en la que nos ha tocado vivir se mueve a un ritmo vertiginoso. Nos falta tiempo para todo, y por supuesto, también para cocinar. ¿Dónde quedaron esos guisos y platos de cuchara de nuestras abuelas?

Con este panorama, comer de forma saludable fuera de casa todos los días, resulta un reto bastante difícil de lograr. Demasiada comida preparada, rápida o comúnmente conocida como “comida basura”.

No renuncies a la idea de alimentarte de una forma sana. Comer de forma saludable fuera de casa cada día, es posible.

Nuestros consejos son:

  • No sucumbas a la tentación de la “comida basura” o comida rápida: hamburguesas, bocadillos, pizza, etc. Hoy en día, cada vez están surgiendo más establecimientos que, conscientes de la preocupación que las personas tenemos por una dieta saludable, ofrecen platos cocinados, preparados para tomar o para llevar, sanos y a buen precio.
  • Comer fuera de casa no significa renunciar a la fruta y a la verdura que, cada día, debemos consumir. Asegúrate de que estos dos alimentos están siempre incluidos en tu menú diario.
  • Elige la opción del menú en vez de la del buffet. Con esta última, siempre tendrás la tentación de comer más de la cuenta.
  • Procura que las comidas que ofrezcan la posibilidad de ser aderezadas con alguna salsa, sean servidas aparte de ésta. Así no abusarás de ella.
  • Evita los fritos. Carnes a la plancha, verduras al vapor, ensaladas, legumbres y pescado son una magnífica opción.
  • Aléjate de las máquinas expendedoras de golosinas. Si el hambre llama a tu puerta entre horas, procura llevar encima algún puñado de frutos secos.
  • Recuerda. De postre, una buena fruta.
  • Evita beber refrescos azucarados durante la comida. Pide una botella de agua.
  • En la sobremesa, mejor una infusión que un café.

Como puedes comprobar, comer de forma saludable a diario fuera de casa, es posible. Sólo hace falta un poco de voluntad, concienciación y buenos alimentos. Permítete un capricho de vez en cuando. Pero no sucumbas a la tentación. Tu cuerpo, tu mente y tu salud lo agradecerán.

Si logras comer de forma sana, cada día, fuera de casa, afrontarás tus tareas diarias repleto de energía y fuerza.