El cuidado de tu salud no sólo depende de tu médico. Tus hábitos de vida y tu actitud ante la prevención de enfermedades son de vital importancia para que vivas de manera sana durante muchos años.

En el caso del cáncer de mama y de la reducción del riesgo del desarrollo de esta enfermedad, las mujeres juegan un papel muy importante, al margen de las visitas médicas. Ellas mismas, a través de la autoexploración de mamas, pueden detectar bultos que actúan, en estos casos, como señales del posible desarrollo de la enfermedad. Una detección a tiempo a través de una autoexploración mamaria puede salvar una vida.

Por este motivo, es tan importante que las mujeres tengan claro cómo hacer una autoexploración de mamas. Por mucho empeño que se ponga, si no se realiza de forma correcta, es posible pasar por alto la detección de algún bulto sospechoso.

Si eres mujer y quieres proteger tu salud, toma nota de los pasos que debes seguir en el momento de realizar una autoexploración en los senos:

  • Realiza la exploración una vez al mes.
  • El mejor momento es cuando no te encuentres bajo ningún tratamiento o influjo hormonal. El momento idóneo es cuando acabas de terminar con tu periodo menstrual o, más precisamente, el quinto día a partir del primer día de la menstruación. Los estrógenos generados antes y durante la regla pueden provocar la aparición de pequeños nódulos mamarios que nada tienen que ver con la enfermedad. Para evitar sustos innecesarios, realiza la exploración mamaria justo después de terminar la regla.
  • Colócate frente al espejo, pega los brazos al cuerpo y observa si la piel de tus senos presenta alguna irregularidad o rugosidad fuera de lo normal. Fíjate también en si alguno de los pezones se muestra hundido o invertido,
  • El siguiente paso consiste en observar la forma de la zona inferior de los senos. Para ello, lo mejor es que entrelaces tus manos detrás de la nuca. Observa que no presentan ningún tipo de deformación o bulto extraño que pueda poner en riesgo tu salud.
  • También debes palpar las mamas en busca de bultos. Para ello, coloca una mano sobre la nuca mientras palpas la mama con la otra. Hazlo de fuera hacia dentro, hacia la zona del pezón, realizando un camino en espiral por el seno. Palpa con la suficiente fuerza como para detectar algún bulto interno.
  • Palpa también las zonas axilares.
  • Realiza el mismo proceso, pero tumbada boca arriba en la cama. Esta postura facilita la detección de bultos mamarios.

Recuerda acudir de forma inmediata a tu médico ante cualquier irregularidad sospechosa. Él te hará las pruebas necesarias para identificar la naturaleza de tu bultos mamarios y te asegurará el tratamiento que mejor se adapte a ti. Ten en cuenta que sólo un pequeño porcentaje de las anomalías detectadas en los pechos implican el desarrollo de esta enfermedad, así que tampoco pierdas los nervios si detectas alguna. De todas formas, en la lucha contra el cáncer de mama, lo más importante es la detección precoz, así que sé constante y no olvides explorarte con regularidad.