El blog de los seguros de El Corte Inglés

Cómo reacciona nuestro cuerpo cuando dejamos de fumar

Cómo reacciona nuestro cuerpo cuando dejamos de fumar Vida Saludable

El tabaco sigue siendo uno de los grandes problemas de la sociedad. Sus efectos nocivos en la salud son evidentes y son la causa directa de enfermedades como la EPOC, o el cáncer de pulmón. Dejarlo este hábito tan nocivo tiene beneficios en nuestro cuerpo, que incluso se notan a corto plazo.

De hecho, dejar fumar tiene muchos efectos y beneficios en nuestra salud, por eso es importante que conozcas y los cambios positivos que experimenta el cuerpo tras el abandono del tabaco. Descubrirlos te ayudará a dejar de fumar y serán una buena motivación para hacerlo.

Retirar este nocivo hábito de nuestras vidas tiene un doble efecto: físico y psicológico.

Efectos físicos de dejar de fumar

Aunque no te lo parezca dejar de fumar tiene efectos inmediatos en nuestro cuerpo, tanto es así que, a los pocos minutos de dejarlo, ya favorece a la disminución de la presión arterial y del ritmo cardiaco.

A las pocas horas de dejar de fumar descienden los niveles de monóxido de carbono en la sangre y aumento del nivel de oxígeno.

Ya pasados dos o tres días, el cuerpo experimenta una normalización progresiva de los sentidos del olfato y el gusto. Asimismo, contribuye a la desaparición de la halitosis, ya que el tabaco causa mal aliento y se elimina el olor a tabaco de la ropa y el cabello.

A los fumadores se les suele distinguir porque el tabaco provoca una pigmentación amarillenta en dedos y uñas, y al dejarlo estas feas marcas se eliminan.

Por no hablar del evidente ahorro económico que supone en nuestros bolsillos eliminar este mal hábito.

De manera progresiva, cada mes y año que pasa una persona sin consumir tabaco repercute positivamente en su salud. De hecho, los efectos a largo plazo son muy beneficiosos porque:

  • Disminuye el riesgo de los diferentes tipos de cáncer asociados al consumo de tacaco como el cáncer de pulmón, vías respiratorias, cérvix, vejiga y páncreas.
  • Reduce de manera considerable el riesgo de padecer ciertas enfermedades respiratorias como el asma, bronquitis y otras enfermedades crónicas como el enfisema, la bronquitis crónica y la EPOC. Es más, el entorno familiar del fumador también se beneficia de ello, porque hay estudios que dicen que en las casas donde se fuma hay mayor incremento de que los niños padezcan asma.
  • Disminuye el riesgo de enfermedad cardiovascular.
  • Padecer alergias y enfermedades del área ORL también se ve disminuido el riesgo.
  • La piel es otra de las grandes beneficiarias de abandonar el tabaco, ya que su favorece el envejecimiento cutáneo y una peor cicatrización de las heridas.
  • Hay menor riesgo de tener una enfermedad periodontal, caries, por no hablar de la mejoría de las manchas dentales.

Efectos psicológicos de dejar de fumar

Es evidente que cuando una persona decide dejar de fumar los efectos del abandono de este hábito son también psicológicos y fisiológicos. Especialmente son muy evidentes durante los primeros días, y van disminuyendo a lo largo de las semanas. Cuando consigues controlar estos efectos más o menos, sigue quedando otro síntoma que es lo que se conoce como dependencia al “hábito de fumar”, es decir, la necesidad de tener un cigarrillo en determinadas situaciones cotidianas que, a menudo, son más difíciles de superar. Si estás pensando en dejar de fumar un buen momento puede ser aprovechar un catarro largo u otra enfermedad como la gripe.

Como sabemos, la nicotina provoca dependencia, pero ésta sumisión a dicha sustancia no suele durar más de una semana. Ten en cuenta que, aunque los síntomas de abstinencia pueden ser muy molestos, incluso difíciles de superar, pero no suponen ningún riesgo para la salud. Dichos efectos incluyen entre otros:

  • ansiedad
  • irritabilidad
  • aumento de apetito
  • dificultad para dormir
  • desánimo

El exfumador debe ser consciente de que son transitorios y enfocar nuestro objetivo a los beneficios que vamos a obtener tanto a corto como a largo plazo. Es posible que el adicto precise de ayuda psicológica durante las primeras semanas para dejarlo con éxito y no debe dudar en recurrir a ello.

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.