El cuidado de la salud es algo que se tiene muy presente durante un embarazo. El buen estado de la madre y del bebé se convierte en la prioridad, por encima de todo.

Pero cuando el recién nacido ya ha llegado al mundo, surgen otros tipos de preocupaciones, algunas menos importantes que otras pero no por ello poco habituales.

Por ejemplo, una duda muy común entre los recientes padres que han sido agraciados con la llegada al mundo de una preciosa niña es la cuestión de cuándo ponerle los pendientes al bebé. No todos los padres se plantean este tema, pero los que lo hacen, suelen tener la duda de cuándo es el momento indicado.

Una vez que se tiene clara esa cuestión, surge la siguiente duda razonable: ¿cuáles son los pendientes más indicados para un bebé?

  • Lo más importante es que los pendientes permitan asegurar la salud de tu bebé y que no dañe sus orejas. Por lo tanto no te dejes llevar por los adornos llamativos y céntrate en que sean sencillos, sin elementos colgantes de los que el bebé pueda tirar y fabricados con un material de calidad que no genere alergias.
  • El cierre del pendiente debe ser plano, sin salientes ni picos que puedan clavarse en la piel de la pequeña.
  • Los pendientes de oro y plata son los más recomendables ya que se trata de materiales que no provocan alergias. Asegúrate de que a la hora de elegir los pendientes para un bebé, estos están fabricados con materiales hipoalergénicos.
  • El tamaño de la oreja de un bebé recién nacido es, como todo en él, muy pequeño. Por lo tanto escoge unos pendientes para bebé, de pequeño tamaño que no resulten pesado o incómodos. El cilindro que atraviesa la oreja también debe ser fino, no demasiado grueso. La niña no debe notar que lleva unos pendientes puestos. Si un bebé se siente incómodo con algo lo hará saber llorando sin parar.

Cómo cuidar del embarazo durante la jornada laboral, qué dieta seguir, qué ejercicio puede realizar una mujer embarazada, etc, son dudas que surgen durante el periodo gestacional. Pero una vez nacido el bebé, cuestiones tan simples como la de elegir los pendientes de tu bebé, la cuna o el carrito, surgen y es lógico tener dudas al respecto. No son las cuestiones más importantes y urgentes que resolver, pero nunca está de más tener respuestas claras a este tipo de preguntas.