Respirar bien cuando hacemos ejercicio, requiere su técnica. Para cuidar la salud de nuestro cuerpo y lograr que reciba el oxígeno necesario durante la práctica de ejercicio físico, es imprescindible respirar correctamente, de tal forma que controlemos el flujo y el ritmo en cada inspiración y espiración.

A continuación, te ofrecemos unos útiles consejos para respirar correctamente al hacer ejercicio. Sólo así lograrás rendir más y evitarás el cansancio prematuro o la posible aparición de malestar, mareo y fatiga por falta de oxígeno. Toma nota:

  • Siempre que hagas ejercicio, no descuides tu respiración. Sé consciente de ella en todo momento, sea cual sea el tipo de ejercicio que estés realizando.
  • Para respirar correctamente cuando haces ejercicio, debes inspirar el aire por la nariz y espirar expulsándolo por la boca.
  • Al respirar por la nariz mientras realizamos ejercicio, controlamos mejor el volumen de aire que introducimos en nuestros pulmones y evitamos así la hiperventilación, que puede alterar los gases sanguíneos. Además, respirar por la nariz nos ayuda a dilatar mejor los bronquios y a eliminar gérmenes durante el proceso de inspiración.
  • Debes procurar que llegue el oxígeno necesario a tus pulmones. Asegúrate, para no tener problemas de salud como fatiga o mareo, que tus pulmones se llenan por completo de oxígeno en cada inspiración.
  • Acompasa la respiración con el ritmo de la actividad física. Por ejemplo, si te encuentras realizando abdominales o cualquier ejercicio de tonificación, debes inspirar cuando te encuentres en reposo y espirar cuando contraigas el músculo abdominal o cualquier otra parte de tu cuerpo. Si, por ejemplo, estás corriendo o realizando un ejercicio cardiovascular, acompasa la respiración con el ritmo del ejercicio. Al correr, acompasa la inspiración y la espiración con cada zancada que des. Al realizar aeróbic, también debes unificar el ritmo del ejercicio con el de la inspiración y espiración.
  • Un error que cometen muchas personas que son principiantes en la práctica de ejercicio, es el de aguantar la respiración mientras se encuentran realizando el esfuerzo que conlleva la disciplina en cuestión. Lo único que vas a conseguir si haces eso, es cansarte rápidamente. Si no logras respirar correctamente al realizar ejercicio, la fatiga se apoderará de ti en poco tiempo.

Está demostrado que respirar correctamente cuando se hace ejercicio, cuida de tu salud. Elimina estrés, mejora el funcionamiento cerebral y muscular y equilibra el sistema nervioso. Además, al controlar bien nuestra respiración durante el ejercicio, generamos serotonina, una hormona que nos hace sentir más felices y que mejora nuestro estado de ánimo.