El aceite de oliva es uno de los productos estrellas de la dieta mediterránea.

Además de ser sabroso, se ha demostrado, por ejemplo, que el aceite de oliva virgen extra puede combatir enfermedades cardiovasculares. Y este es sólo uno de los múltiples beneficios para la salud que posee el oro líquido de la gastronomía.

Pero ¿debemos cocinar siempre con aceite de oliva?

Lo primero que recomiendan los expertos es que, como todo, el uso del aceite de oliva sea moderado. Abusar de él, como de cualquier otro alimento, puede ser perjudicial. A pesar de poseer beneficiosas grasas insaturadas como el omega-6, el omega-3 o el ácido oleico, no debemos olvidar que el aceite de oliva, a pesar de ser un aceite vegetal, es un elemento graso tremendamente energético. Por lo tanto no debemos abusar de él.

También es importante matizar cómo se debe cocinar el aceite de oliva. No es lo mismo consumirlo en crudo que, por ejemplo, utilizarlo para freír alimentos.

La utilización del aceite de oliva en crudo para aliñar platos y ensaladas es muy recomendable. En estos casos el aceite de oliva virgen extra es el que nos proporcionaría un mejor sabor y un mayor aporte nutricional. Con una pequeña cantidad sobre los alimentos que vamos a consumir estaremos añadiendo un plus de sabor y de propiedades nutricionales que equilibrarían la balanza entre precio y calidad.

Es por estos motivos que la dieta mediterránea suele incluir el aceite de oliva entre sus productos estrella.

Pero ¿qué recomiendan los expertos cuando se trata de freír algún alimento con aceite? En este caso, debes saber que las propiedades nutricionales del aceite de oliva  se pierden casi en su totalidad cuando es calentado a altas temperaturas. Al freír el aceite, todos los componentes que incluye y que son beneficiosos para proteger la salud, se degradan.

Por lo tanto, si el coste más caro del aceite de oliva en comparación con otros tipos de aceite, se justifica por sus beneficiosas y saludables propiedades, no tiene sentido que lo utilicemos en frituras si dichas propiedades se van a perder. En este caso el equilibrio entre precio y calidad quedaría descompensado.

Aceites mono insaturados y aceites de girasol serían más apropiados en el caso de cocinar friendo alimentos.

Aprende a aprovechar este manjar de nuestra gastronomía, el aceite de oliva, sabiéndolo utilizar en la cantidad y la forma adecuada.