Aunque el desayuno ya no se considera como la comida más importante del día, al fin y al cabo es la primera ingesta de la –larga- jornada y tiene su importancia. Dedicar un rato a este almuerzo, puede ser muy beneficioso y si queremos cuidar nuestra línea debemos medir lo que comemos.

Los desayunos calóricos ya no están de moda, y lo que se lleva ahora es la tendencia healthy. Sin embargo, es común que le dediquemos muy poco tiempo al desayuno y acabemos optando por algo rápido y en ocasiones poco saludable.

Si tú eres uno de estos, que no sabe que desayunar y acaba recurriendo al azúcar y los alimentos procesados, no te preocupes porque vamos a darte unas cuantas buenas ideas para hacer de este momento un instante sabroso, variado, saciante y saludable.

Tostada con yogur y frutos rojos

Si te gusta el dulce y no quieres renunciar a él, tranquilo porque este desayuno no solo te gustará también te llenará. Sobre una tostada de pan integral, pon yogur o queso fresco (en lugar de mantequilla), y cúbrela con arándanos, moras, fresas... Eso si no te pases de la raya con la fruta calcula no más una taza de frutos rojos.

Tortitas de avena con hummus y salmón

Es un desayuno muy saciante pero a la vez ligero para comenzar el día con mucha energía. Puedes hacer unas tortitas con avena, úntalas con hummus y le añades salmón ahumado encima. Truco: la avena es ideal para adelgazar porque sacia mucho y engorda poco. Además tanto el hummus como el salmón acentúan mucho su poder saciante.

Pudding de chía y frutos rojos

Esta idea también es genial para merendar o como postre. Solo tienes que poner las semillas de chía a remojar en una bebida vegetal (avena, almendras, arroz…) durante una media hora. Mientras bate arándanos y frambuesas congelados (o frescos) con kéfir o yogur griego sin azúcar, añade sirope de ágave y viértelo sobre las semillas de chía y la leche vegetal. Puedes ponerle de topping bayas de goji, frambuesas, arándanos, trozos de chocolate negro sin azúcar… y a disfrutar.

Tortilla de espinacas con cúrcuma

Este desayuno es sencillo, rico, nutritivo y saciante. Encima es muy sencillo, sólo tienes que saltear unas espinacas con ajo en la sartén, un poquito de sal, pimienta negra y cúrcuma y añadir dos huevos batidos.

Tostada de rulo de cabra y tomate

Que sepas que los quesos más saludables son los de oveja y cabra. Pónlos en una tostada de pan integral (que es más saciante que el blanco) y acompáñalos de tomate y aceite de oliva virgen extra. De-li-cio-so.

Tostada de aguacate

¿Hay algo mejor que el aguacate? Es una grasa saludable que nos ayuda a saciar y calmar nuestro apetito. Encima tipo de grasas son esenciales para mantener el buen tipo. Ponte unas rodajas sobre una tostada integral, un poco de aceite y orégano y disfruta.

Tostada de huevo y nueces

Los frutos secos son una grasa muy saludable y que encima tienen un gran poder saciante. Coge una tostada de pan alemán con queso de cabra de untar y un puñadito de nueces picadas, es una gran idea para desayunar. Además si te gusta el huevo, puedes sustituir el queso por un huevo a la plancha.

Porridge de avena con fruta fresca

Otra de las recetas para los desayunos que llenan un montón pero que engorda poco es el porridge de avena. Unas gachas de este cereal que puedes preparar la noche anterior y que en el desayuno, solo tienes que combinar con fruta fresca (medio plátano, un par de fresas...), bayas de goji u otros frutos secos y semillas, y endulzar con canela.

Cereales con fruta y frutos secos

Esta opción es ideal si tienes mucha prisa y es otra idea para un desayuno ligero pero saciante. Prepárate un bol de cereales con frutas y añade un poco de leche o yogur.