El blog de los seguros de El Corte Inglés

10 Recomendaciones para cocinar pasta

10 Recomendaciones para cocinar pasta Vida Saludable

Este alimento de origen italiano se ha convertido en una necesidad en nuestra dieta semanal.

Además de la versatilidad de combinarlo con varios ingredientes, también es un hidrato muy completo y nutritivo que puede aportar mucha energía para un día.

Aunque cuando pensamos en la pasta, imaginamos a un niño manchado de tomates que le gustan sus espaguetis a la boloñesa, pero para muchos adultos, una buena receta de pasta también es una elección fallida.

¿Pero realmente sabes cocinar pasta?

Es tan común en muchas casas que no siempre se cocina de la forma correcta. Hay muchos errores de los que podemos darnos cuenta, pero no nos damos cuenta.

 

Coge lápiz y papel, porque a continuación te propondremos diez consejos, y muchos chefs expertos seguirán estrictamente estos consejos para preparar sus recetas de pasta:

 

1. Comience eligiendo la salsa

 

Aunque parezca que estamos empezando de cero, la buena pasta siempre empieza con salsa. Como veremos más adelante, existen combinaciones adecuadas de salsas y pastas. Por eso, antes de prender fuego a la olla, es importante elegir la receta que queremos cocinar y elegir la forma correcta de la pasta.

 

2. Cuidado con los electrodomésticos de cocina

 

Para cocinar la pasta, necesitamos una olla grande con bordes altos. Incluso si solo queremos una porción, no tenemos que insistir en la olla más pequeña de la cocina. La pasta necesita mucha agua y suficiente espacio para moverse libremente y evitar que se pegue.

 

3. Dos ingredientes clave

 

En la olla para pasta, solo se necesitan dos ingredientes: agua y sal. Parece simple, pero suficiente.

Como hemos visto, la cantidad de agua debe ser suficiente. En términos generales, podemos calcular 1 litro de agua por cada 100 gramos de pasta; esta es la proporción aproximada de una persona.

También agregamos una cucharadita de sal a unos 500 gramos de pasta. Si vamos a preparar una receta que contenga ingredientes muy salados como las sardinas, la salsa amatriciana o el queso de oveja, debemos ser más cautelosos a la hora de añadir sal al cocinar la pasta.

 

4. Olvídate de la grasa

 

Parece que lo hemos repetido, pero está bien ceñirse a este punto, porque este es uno de los errores más comunes. No es necesario agregar aceite o mantequilla al agua de cocción de la pasta.

 

Generalmente se cree que de esta manera podemos evitar que se nos pegue. Por el contrario, solo suavizamos la pasta, y luego no se puede mezclar bien con la salsa. Si usamos una olla lo suficientemente grande con mucha agua, la pasta no se pegará.

 

5. Tiempo de perforación

 

Una buena pasta debe ser firme: blanda por fuera y más dura por dentro.

Después de poner la pasta en la olla, mantenemos el fuego alto hasta que vuelva a hervir. Luego, removimos una vez y reducimos a fuego medio. La pasta se puede mover en la olla, pero no es necesario tirarla.

Normalmente, el tiempo recomendado se indicará en el envase de la pasta. Suele tardar entre 8 y 12 minutos, dependiendo del tipo de pasta y su grosor. Lo importante es respetarlo, de lo contrario estará demasiado cocido. Incluso podemos decir que el punto de dentina siempre está bajo, es decir, unos 8 minutos.

 

6. Escurre la pasta y reserva

 

Después de que los macarrones estén cocidos, es mejor usar un cucharón puntiagudo o una espumadera para sacarlos de la olla. Y verterlo directamente en el recipiente donde cocinaremos o calentaremos la salsa.

También podemos verterlo en un colador para retener una pequeña cantidad de agua de cocción. Nos ayudará a añadirlo a la salsa más tarde. Al incluir parte del almidón que contiene la pasta, puede dar brillo a los platos y ayudarnos a espesar un poco la salsa.

Incluso si queremos hacer ensalada de pasta, no tenemos que enjuagar la pasta con agua fría. Mantener el calor absorberá mejor el sabor.

 

7. Siempre condimente antes de la pasta.

 

Aunque comenzamos con las sugerencias para cocinar pasta, una buena pasta debe comenzar con la cocción de salsas. Para ello debemos elegir una cazuela o paella muy grande en la que se pueda poner la salsa, y haya espacio suficiente para añadir la pasta.

 

De esta forma, se puede comer junto en lugar de poner la pasta y el condimento en el bol superior, como si fueran aderezos.

 

8. Cocine con salsa

 

Después de cocinar la pasta, viértela en la olla a fuego medio o bajo. Así que cocinamos todos los ingredientes juntos y calentamos el plato. Todos los sabores se mezclarán perfectamente y toda la pasta se mojará en salsa.

 

Si está seco, añadiremos poco a poco el agua retenida durante la cocción.

 

9. La combinación perfecta: cada tipo de pasta con salsa

 

Aunque esto pueda parecer increíble, no todas las salsas son aptas para cualquier pasta. Esto es muy obvio en Italia. ¿Sabías que allí no se cuece pasta?

Ciertos tipos de pasta se combinan mejor con ciertos condimentos. Como regla general, podemos decir esto:

Para los tipos de pasta corta (macarrones, moños, espirales o espaguetis), es mejor elegir una salsa más espesa, como salsa de queso, verduras o carne. Como algunos tienen diferentes concavidades y formas, se pueden mojar bien en salsas.

Para espaguetis o espaguetis (pasta larga y fina), el mejor condimento es una salsa ligera, como salsa de tomate, pesto o aceite y ajo. Por otro lado, la pasta larga y ancha acepta bien el condimento como la carbonara, pero la textura es un poco más.

 

10. El último buen queso

 

Cuando pusimos pasta en tu plato, terminamos untando un poco de queso encima. La más utilizada es la pasta dura, como el parmesano o el pecorino romano.

Si las trituramos temporalmente, conservarán la textura y el sabor perfectos. ¡Ahora solo nos queda sentarnos a la mesa y disfrutar de la deliciosa pasta con la familia!

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.