Utilizar uno de estos dos tipos de objetos para corregir los problemas de visión es más frecuente de lo que piensas.

Tanto, que dependiendo del año, las gafas se han convertido en todo un “must” de moda causando tendencia por sus monturas y formatos y desbancando a la lentes de contacto. Aunque, al fin y al cabo, todo depende del gusto personal y de la comodidad que uno mismo.

El 63% de la población española mayor de 15 años utiliza gafas o lentillas para corregir su visión, según datos de la Encuesta Nacional de Salud (ENS) realizada por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Los datos, que han sido reproducidos por Diario Médico, señalan que el 68,6% de las mujeres españolas lleva gafas o lentillas de manera permanente, frente al 56,6% de los hombres. 

 

El estilo de vida, la comodidad, la conveniencia, el presupuesto y la estética son algunos de los factores a tomar en cuenta a la hora de afrontar el proceso de toma de decisiones. Lo que sí hay que tener bien claro es que antes de decidir entre lentillas y gafas es que unas no son necesariamente mejores que las otras.

Las gafas ofrecen muchas ventajas sobre las lentes de contacto. Se requiere muy poco mantenimiento y limpieza, no es necesario tocar los ojos para usarlas (disminuyendo el riesgo de infecciones en estos ), y las gafas son más baratas que las lentes de contacto en el largo plazo, ya que no necesitan ser reemplazadas tan a menudo.

Además también puede actuar como una extensión de tu personalidad y hacer de ellas una declaración de tu estilo y de la moda que te gusta llevar, como hemos mencionado anteriormente.

 

Dicho esto, las lentillas tienen muchas ventajas sobre las gafas, por ejemplo se asientan directamente en el ojo, por lo que la visión periférica en particular, no está obstruida. Otra de las peculiaridades de las lentes de contacto es que puedes participar en deportes y actividades al aire libre  sin temor a que tus carísimas y preciadas gafas puedan sufrir algún desperfecto. Incluso si eres atrevido puedes aventurarte a cambiar el color de tus ojos con lentes de contacto de color .

En todo caso, vamos a ver a continuación las ventajas y desventajas de las dos para que te resulte más fácil elegir una u otra.

 

Ventajas de las lentillas

-Las lentillas se ajustan a la curvatura del ojo, proporcionando un campo de visión más amplio y causando menos distorsiones y obstrucciones de la visión que las gafas. Además, no molestan cuando se practica deporte o se hace ejercicio. Las lentes de contacto nunca chocan con lo que llevas puesto.

-Las lentillas generalmente no se ven afectadas por las condiciones meteorológicas y no se empañan en climas fríos, ni con la mascarilla, como sí ocurre con las gafas.

-Algunas lentillas más avanzadas pueden remodelar tu córnea mientras duermes. La ortoqueratología nocturna (también conocida como orto-k) corrige temporalmente la miopía, para que puedas ver claramente al día siguiente sin la necesidad de llevar lentillas ni gafas. 

-Actualmente hay muchos tipos de lentillas según tu tipo de ojo e incluso de usar y tirar para facilitar su mantenimiento o una posible pérdida.

 

Desventajas de las lentillas

-Algunas personas tienen problemas para ponerse una lentilla en el ojo, aunque es cierto que si se aprende la técnica y tienes paciencia nada es imposible.

-Asimismo, hay algunas lentes de contacto que pueden que no sean las más apropiadas para tu ojo y provoque que se reduzca la cantidad de oxígeno que llega al ojo, y pueden causar o aumentar el síndrome del ojo seco.

-Si trabajas frente a un ordenador con frecuencia, el uso de las lentillas probablemente contribuirá a que sufras los síntomas del síndrome visual informático.

-Las lentillas requieren un cuidado adecuado y la limpieza del estuche cada día, para evitar infecciones oculares potencialmente graves. Si no puedes comprometerte con el cuidado y el ciclo de reemplazo recomendado de tus lentillas, puedes barajar la opción de utilizar lentillas desechables diarias. Aunque esta opción es menos económica.

-Por otra parte, si te quedas dormido accidentalmente con tus lentillas puestas, tus ojos se secarán y se irritarán para cuando despiertes. Si te ocurre esto con frecuencia, puede optar por usar lentillas de uso prolongado, algunas de las cuales sirven para llevarlas de manera continuada durante un mes.

 

Ventajas de las gafas

-El uso de gafas reduce la necesidad de tocar los ojos, lo que a su vez reduce la probabilidad de irritar los ojos o desarrollar una infección ocular. Si tienes los ojos secos o sensibles, las gafas no agravarán el problema como ocurre en el caso de las lentes de contacto.

-Las gafas generalmente son más baratas que las lentes de contacto a largo plazo. No necesitas reemplazarlas con tanta frecuencia y si la prescripción de las dioptrías cambia con paso del tiempo, lo normal es que puedas mantener tu montura y simplemente reemplazar los cristales.

-Las gafas ofrecen cierta protección contra factores ambientales como el viento, el polvo y la lluvia fuerte, a diferencia de las lentillas.

 

Desventajas de las gafas

-Las gafas están a unos 12 milímetros de sus ojos, por lo que la visión periférica suele distorsionarse. A algunas personas no les gusta cómo les quedan las gafas y sienten que esto les perjudica estéticamente.

-Si tiene la prescripción de las dioptrías es importante, los bordes de los cristales pueden ser gruesos y poco atractivos, o las gafas pueden hacer que tus ojos parezcan minúsculos muy grandes, en función de si se trata de miopía o hipermetropía.

-Las gafas pueden verse afectadas por el impacto visual del agua de la lluvia en los cristales o empañarse con los cambios bruscos de temperatura. Además, algunas monturas pueden ejercer una presión constante sobre la nariz y detrás de las orejas, lo que provoca dolores de cabeza y malestar general si no se remedia.

 

En la actualidad, con la crisis sanitaria que hay, son muchos los bulos y desinformación que circula por las redes y los medios sobre “el uso de gafas y de lentillas en los tiempos de Covid-19”.

 

Un artículo publicado en la revista 'Contact Lens & Anterior Eye', quiere ayudar a que esta desinformación pare y que las cosas que se compartan sean útiles y reales.

“Nuestro objetivo es asegurarnos de que la información sea veraz y esté respaldada por la ciencia para que se comparta, ayudando así a los profesionales del cuidado de la vista a proporcionar consejos precisos y oportunos a los pacientes”, añaden.

 

En este sentido los expertos indican que "no hay pruebas científicas" de que las personas que usan lentillas tengan un riesgo más alto de contraer Covid-19 que aquellos que usan gafas y abogan por una buena higiene.

 

“Es esencial lavarse y secarse bien las manos, así como usar y cuidar adecuadamente las lentillas, asegurar una buena higiene de su estuche, y limpiarlas regularmente con agua y jabón. Estos hábitos ayudarán a los usuarios a mantenerse sanos. Nuestros hallazgos indican que las lentillas siguen siendo una forma perfectamente aceptable de corrección de la visión durante la pandemia de coronavirus, siempre que las personas tengan una buena higiene de las manos y sigan las instrucciones de uso y cuidado adecuadas", explican los expertos.

De igual forma, el grupo de especialistas rechaza que las gafas cumplan una función protectora frente a la COVID-19. "No hay evidencia científica que apoye los rumores de que las gafas comunes ofrecen protección contra el Covid-19. Igualmente, ya sea las personas que usen lentillas, gafas o que no requieran corrección de la visión, deben evitar tocarse la nariz, la boca y los ojos con las manos sin lavar", comparte.