Una vez pasa el verano nos olvidamos de los esfuerzos que hicimos para llegar con éxito a la operación bikini hay que retomar los hábitos saludables y cuidar nuestro cuerpo.

Perder la grasa en las piernas se hace el doble de difícil, como ocurre con la acumulada en el abdomen). Cuando perdemos peso, el cuerpo lo hace de forma general y no se centra en si hay más grasa acumulada en un sitio o en otro. Por eso muchas veces, al no ver los resultados esperados, nos desanimamos y tiramos la toalla. Esto puede suceder porque quizás no estemos realizando los ejercicios adecuados para ayudar a nuestro cuerpo a perder peso en la zona deseada.

Tener unos hábitos de vida saludable y hacer ejercicio físico es una tarea que depende de nosotros y que incluso podemos hacer sin salir de casa.

Rutinas físicas

Para ejercitar nuestro cuerpo debemos realizar una serie de rutinas que si las hacemos diariamente, o casi a diario, nos ayudarán a adelgazar y a fortalecer las piernas:

Realiza alguna actividad cardiovascular ligera. Puedes saltar a la comba, hacer bicicleta estática, elíptica o andar a paso rápido. El tiempo recomendado será de 3-5 minutos, sin excederse ya que la idea es que sirva de calentamiento, por lo que no debemos agotar al cuerpo.

Haz estiramientos dinámicos. Estos ejercicios son fundamentales para incrementar el rendimiento durante el entrenamiento. Por ello es importante, que tengamos en consideración, que estos deberán ser dinámicos y no estáticos.

Realiza ejercicios de activación del sistema nervioso. Hacer estos movimientos nos ayudarán a que el cuerpo esté preparado para afrontar la rutina de ejercicios para adelgazar y fortalecer piernas. Realizar burpees o sentadillas con salto, son una muy buena opción para conseguirlo. Se pueden hacer series cortas de tres a seis repeticiones con 10 segundos de descanso, ya que no deberán provocar un menoscabo de nuestras capacidades físicas.

A continuación os dejamos una serie de ejercicios que puedes realizar tú mismo, incluso desde casa para fortalecer las piernas:

  1. Sentadillas. comenzamos flexionando las rodillas y bajando los glúteos hacia el suelo, repitiendo esta rutina una y otra vez. Eso sí procura mantener una posición correcta para no lesionarte, mantén la espalda recta para que las sentadillas consigan fortalecer los glúteos como toca. Cuando subas, aprieta bien el culo para trabajar por completo el músculo.
  2. Estocadas. Para hacer este ejercicio hay que ponerse de pie y llevar una pierna hacia delante y hacia atrás. Cada vez que se hace este movimiento hay que inclinar la rodilla opuesta hacia el suelo. Repítelo varias veces.
  3. Muslos interiores. Nos colocamos tumbados con el cuerpo hacia arriba y las rodillas flexionadas. Si tenemos una pelota de tamaño mediano la podemos poner entre las piernas y apretar durante 30 segundos.
  4. Elevación de cadera. Aprovechando que estamos tumbados, haremos este ejercicio, pero ahora debemos levantar los glúteos durante unos segundos hacia arriba con el cuerpo recto. Repetirlo unas cuantas veces.
  5. Elevación lateral. Colocamos el cuerpo de lado y apoyamos el antebrazo en el suelo. Después levanta la pierna hacia arriba e ve bajando poco a poco. Repetimos varias veces este ejercicio y luego cambiamos de pierna.

Si queremos dar un plus a nuestro entrenamiento, los ejercicios de cardio son ideales. Si tienes más tiempo es recomendable empezar con ejercicios cardiovasculares, son los más efectivos para adelgazar los muslos rápidamente.

Además si sigues una dieta equilibrada ayudarás a tu cuerpo a bajar antes de peso, especialmente con una alimentación con menos calorías. Para reducir las grasas del cuerpo se debe seguir una dieta hipocalórica, es decir, baja en calorías. Las comidas que debes evitar son: nada de ultraprocesados y exceso de azúcares. Estos es mejor que los sustituyas por antioxidantes y quemagrasas.

Lo más importante siempre es cuidar nuestra salud, y recurrir a la ayuda de profesionales si necesitas hacer una dieta.