La Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración ha elaborado un informe sobre el problema de la halitosis o mal aliento en los adultos.

Según los datos que se desprenden de este estudio, la mayoría de los casos de halitosis en adultos proceden de una mala higiene bucal. El miedo al dentista, la escasez económica o la dejadez sin más, hacen que la salud bucodental de los españoles sea deficiente y que traiga los consiguientes problemas sanitarios: infecciones, caries y halitosis.

Incluso las personas que creen estar manteniendo una buena higiene bucal, no están realizando bien el proceso de limpieza de su boca. No basta con cepillar los dientes varias veces al día. La limpieza de la lengua y el uso del hilo dental también son necesarios para eliminar la acumulación de bacterias en la boca.

El 30% de los adultos han sufrido el problema de la halitosis alguna vez y además de resultar incómodo, el mal aliento puede ocasionar problemas psicológicos y condicionar la rutina diaria de las personas que lo padecen.

Proteger la salud de la boca es, por lo tanto, primordial para evitar el mal aliento. Además de mantener la correcta higiene bucal en casa es necesario visitar de manera habitual al dentista para eliminar posible sarro acumulado y cortar posibles focos de infecciones.

Especial llamada de atención hace este informe elaborado por La Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración a los hombres. Las mujeres tienden más a proteger su salud bucal que los hombres. Ellos son más dejados y abandonan este cuidado con más asiduidad que las mujeres.

Además de lo mencionado, el estudio detalla en qué momentos el mal aliento se puede intensificar. Una de las causas de la halitosis es la falta de salivación en la boca, por lo que es normal que por las mañanas suframos de mal aliento, ya que cuando dormimos durante la noche la salivación de la boca se interrumpe durante demasiadas horas seguidas. Aunque también hay otras formas de evitar el mal aliento, por ejemplo eliminando el estrés de nuestras vidas, el cual también puede generar halitosis.

Si siguiendo todas las recomendaciones del informe indicado no desaparece el mal aliento, es posible que el problema esté generado por otra causa ajena a la boca: enfermedades, problemas estomacales, etc. En estos casos lo más recomendable es acudir a un especialista para intentar detectar el origen del problema. Sólo así se podrá atajar.