Una buena forma de proteger nuestra salud es cuidando nuestra alimentación. Incluir una dieta sana y equilibrada en nuestra rutina diaria es uno de los principales cuidados a los que nos debemos someter junto con la práctica de ejercicio físico y el abandono del sedentarismo.

Si de algo podemos presumir en España es de contar con una de las dietas más prestigiosas por su contenido nutricional y su calidad: la dieta mediterránea. Se trata de una dieta que cuenta con un reconocimiento a nivel mundial y que todos los expertos señalan como la dieta ejemplar en cuanto a dieta sana y equilibrada que incluye alimentos ricos en proteínas, vitaminas y minerales. Legumbres, cereales, verduras, frutas, carne, pescado, lácteos y nuestro producto estrella, el aceite de oliva virgen extra, hacen de la dieta mediterránea de las más completas y sanas para el organismo.

Que la dieta mediterránea protege nuestra salud y puede prevenir multitud de enfermedades no es ningún secreto y todos los organismos médicos no se cansan en recordarlo. Pero desde la clínica Mayo de Rochester en Estados Unidos, han querido especificar aún más uno de los beneficios de la dieta mediterránea. Para ello han realizado un estudio en el que han podido constatar que la dieta mediterránea mejora la salud cerebral de las personas mayores.

Estos profesionales estadounidenses seleccionaron a cerca de 700 personas mayores cuyas edades oscilaban entre los 70 y los 90 años. Todas estas personas registraban un funcionamiento cerebral normal que no presentaba ningún tipo de demencia ni de problema de salud asociado a este órgano del cuerpo.

Todas estas personas fueron entrevistadas y tuvieron que explicar ante los expertos qué dieta solían llevar y habían seguido a lo largo de su vida. Además, se las sometió a distintas pruebas cerebrales para comprobar su capacidad de memoria, de lenguaje, cognitiva, de reflejos, etc.

La conclusión que sacaron fue clara y evidente. Todas las personas mayores que habían declarado seguir una dieta mediterránea eran los que presentaban una actividad cerebral más sana.

Que la dieta mediterránea ha ayudado a proteger la salud cerebral de todas estas personas analizadas es un hecho. Pero desde la clínica Mayo de Rochester también han querido aclarar que el seguimiento que se les ha realizado no ha sido lo suficientemente prolongado en el tiempo como para poder certificar que además, la dieta mediterránea les va a ayudar a no desarrollar problemas cognitivos en un futuro.