Seguro que en más de una ocasión te has preguntado qué es lo mejor a la hora de lavarte las manos. ¿Es mejor utilizar agua con jabón o bien recurrir a un producto desinfectante? Esta es una duda muy común entre la población, especialmente después de la popularidad de estos últimos con su gran difusión en los comercios.

Por si lo consideras una tontería, lavarse las manos es bueno para nuestra salud ya que nos protege de más de 200 enfermedades y disminuye la resistencia a los antibióticos. Es por este motivo por el que es tan importante este acto, ya que cuando nos tocamos los ojos o la boca podemos estar infectándonos y transmitiéndonos posibles enfermedades. Y si tenemos una buena higiene evitaremos muchas patologías.

De hecho, según se ha demostrado en diversos estudios, lavarse con agua y jabón después de ir al baño y antes de comer, puede reducir la incidencia de enfermedades diarreicas en un 40 por ciento y en un 25 por ciento la tasa de contagio de neumonía entre los menores.

Cómo dato curioso y un poco vergonzoso, te diremos que entre los países desarrollados que menos se lavan las manos se encuentra España, junto con Alemania, Francia y Rusia. Y, pese a lo que podamos pensar, sorprendentemente el país más higiénico es la India, ya que sus habitantes se lavan 10 veces al día. Los suecos, se sitúan en segundo lugar, con nueve lavados y se cuelan en el pódium, en el tercer lugar, los ingleses, con un total de ocho veces al día.

Por otro lado, hasta hace bien poco, el uso de geles y lociones desinfectantes de manos se limitaba a los hospitales o consultas médicas, donde era más común encontrarlos. No obstante, desde hace un tiempo ya se pueden encontrar dispensadores con este tipo sustancias en los lavabos de muchos centros comerciales.

Mejor agua con jabón

Tan extendido es el uso de los geles desinfectantes que algunas personas están reemplazando el lavado de manos por el uso de estos. Sin embargo, un reciente estudio de la Sociedad Americana de microbiología, sobre “Situaciones que conducen a una eficacia reducida de la higiene actual de las manos contra el moco infeccioso de pacientes infectados con el virus de la influenza” demostró que es mejor y más efectivo lavarse las manos con agua y jabón que utilizar un gel con alcohol o antibacteriano para prevenir enfermedades.

De acuerdo con este estudio, el etanol, que es el principal ingrediente activo presente en muchos geles y toallitas húmedas antibacterianas que se usan para limpiar las manos, no es tan efectivo como se pensaba. La razón de su falta de efectividad es que no lo estamos usando correctamente ya que se necesita frotarse las manos con un desinfectante que contenga este ingrediente durante al menos cuatro minutos para que éste sea seguro para combatir virus como los de la influenza A o gripe A.

Esto no quiere decir que carezcan de utilidad, pero solo son necesarios cuando no tenemos acceso al agua y jabón. Siempre que podamos, es mejor lavarse las manos tal y como recomienda la Organización Mundial de la Salud, OMS. (suficiente tiempo y por todas las superficies), preferiblemente con algún gel suave que no haga mucha espuma y respete la piel.

Personas que deben evitar los geles desinfectantes

Existen una serie de personas que deben evitar el uso de estos geles. Este grupo se refiere a aquellas que se encuentren en los siguientes casos:

  • Si sufren eccema de manos.
  • Si tienen la piel muy seca.
  • Si hay heridas abiertas.
  • Si son alérgicas a alguno de los componentes del gel.

Además, hay algunas personas que pueden sensibilizarse frente a alguno de los componentes de la solución hidroalcohólica, aunque también existen otras que se sensibilizan frente al jabón antiséptico, y deben utilizar las soluciones hidroalcohólicas.

Si no sabes cuál de estos productos debes elegir, existen diferentes geles que pueden encontrarse en el mercado con y sin alcohol. Los más comunes son los que tienen alcohol, pero estos a su vez irritan la piel. Los más recomendables son aquellos que no llevan parabenos porque pueden producir reacciones alérgicas.

Cómo lavarse las manos correctamente

La Organización Mundial de la Salud recomienda dedicar entre 40 y 60 segundos al lavado de las manos, y remarca su importancia para prevenir enfermedades.

Por ello te contamos una serie de pasos que puedes seguir para asegurarte una buena higiene:

  1. Para empezar, mójate las manos con agua. Deposita en la palma suficiente jabón para cubrir toda la superficie de ambas manos.
  2. Frota las palmas de las manos entre sí.
  3. Después frota la palma de la mano derecha contra el dorso de la izquierda entrelazando los dedos, y luego viceversa.
  4. Repite la operación restregando las palmas de ambas manos entre sí con los dedos entrelazados.
  5. A continuación, frota el dorso de los dedos de una mano con la palma de la mano opuesta, agarrándote los dedos.
  6. Posteriormente, frota con un movimiento de rotación el pulgar izquierdo rodeándolo con la palma de la mano derecha. Repítelo con el otro pulgar.
  7. Restriega la punta de los dedos de la mano derecha contra la palma izquierda haciendo un movimiento de rotación. Repite cambiando de mano.
  8. Una vez hayas realizado todos estos movimientos, enjuágate bien las manos con agua.
  9. Sécate las manos con una toalla, preferiblemente desechable.
  10. Para finalizar, utiliza la toalla o un papel para cerrar el grifo.