Abejas, avispas, arañas… Muchos son los insectos cuya picadura puede alterar la piel de las personas y cuyo impacto suele ser mayor en los más pequeños. Saber cómo evitar las picaduras de insectos en los niños, reconocerlas para estar alerta y saber aplicar los primeros cuidados deben formar parte de los conocimientos básicos de padres y cuidadores para proteger su salud.

Desde Healthychildren.org, un sitio web dirigido a padres de la Academia Americana de Pediatría, proporcionan toda una serie de consejos para ayudar a que los pequeños estén seguros frente a las picaduras de insectos:

  • Busque nidos en las áreas en las que juegan los niños y avise a los servicios públicos para que un especialista los elimine.
  • No permita a los niños alérgicos a los insectos jugar fuera solos en las épocas en las que los insectos que pican están más activos.
  • Asegúrese de que los niños usen zapatos; evite en los menores las sandalias o el calzado que deje al descubierto el pie.
  • Evite vestirlos con colores luminosos o patrones florales. Esto puede atraer a los insectos. Es recomendable la ropa de color blanco, verde, tostado y caqui; estos colores no son tan atractivos para los insectos.
  • Cuando se coma en el exterior es aconsejable evitar los alimentos que atraen a los insectos. Algunos ejemplos son el atún, la mermelada, el melón, las bebidas azucaradas, los dulces helados y el helado.
  • Manténgalos alejados de los contenedores de basura de todo tipo.
  • Si un insecto está cerca, no se deben dar manotazos o correr. Estas acciones pueden alterarlo y desencadenar un ataque. Hay que alejarse del lugar despacio. Si ha alterado algún nido y los insectos se arremolinan a su alrededor, enrósquese cuanto pueda para reducir la piel expuesta. Mantenga su cara agachada y cubra su cabeza con los brazos.
  • Un niño que es alérgico a los insectos tener en casa y llevar siempre consigo un collar o una pulsera de alerta médica.

Si te interesa tu salud y la de tu familia, consulta a nuestro asesor.