La necesidad de consumir proteína va más allá de la apariencia física y la construcción de músculos; se trata de un nutriente básico que aporta vitalidad. ¡Haz hueco en tu dieta!

Las proteínas son uno de los componentes más importantes para la salud de nuestro cuerpo. Formadas por cadenas de aminoácidos, están presentes en todas las células del cuerpo y participan en la formación de órganos: el cerebro, las glándulas, los nervios, etc.

También son parte esencial en los procesos químicos, ayudando a la creación de enzimas, hormonas y anticuerpos; regulan el calor corporal; y contribuyen a prevenir enfermedades como la anemia.

Esto nos da idea de lo importante que son y la necesidad de incorporarlas a nuestra dieta. La ingesta adecuada de alimentos con proteínas es una buena base para una nutrición sana. ¿De dónde se pueden obtener?

Alimentos ricos en proteínas

Las carnes son los alimentos ricos en proteínas por excelencia, en todas sus variedades. Consumir pollo y pavo sin piel cocidos, a la plancha o al horno es una buena manera de obtener proteínas de buena calidad, sin sumar demasiadas calorías.

También el pescado es una fuente natural de este nutriente. El salmón, el atún, el bacalao y la merluza, entre otros, tienen la misma cantidad de proteínas que la carne, pero muchas menos calorías que esta. Además, contiene hierro y vitamina B-12, que contribuyen al buen funcionamiento de las células sanguíneas y nerviosas.

Frutos secos, cereales y legumbres aportan, igualmente, altas cantidades de proteínas de origen vegetal, por lo que su valor nutricional es muy apreciado. Puedes comer almendras, soja, judías blancas, lentejas, etc. En general, las proteínas vegetales son más saludables ya que tienen menos grasa y, por su alto contenido en fibra, favorecen la buena digestión. Otros de los alimentos claves por su contribución proteica son los huevos, el yogurt, y lo mismo sucede con el queso.

Algunos consejos Por todos los beneficios anteriores, haz que las proteínas formen parte de tus comidas. ¡Varía! Incluye fuentes vegetales y animales. Otro consejo: si te quedas con hambre, repite del alimento que contenga proteína, en vez del arroz o la patata, porque te ayudará a mantener un peso saludable, otra de las ventajas de este nutriente. Pero, recuerda, que siempre debes consumirlas en las cantidades recomendadas para el beneficio de tu salud, porque en exceso su ingesta resulta una pesada carga para el organismo. ¿Cuál es la medida correcta? Estudios recientes aconsejan ingerir la cantidad de 0,8 gramos por kilogramo de peso de nuestro cuerpo.