Estás en casa y tu hijo se atraganta con un objeto, ¿sabes qué hacer? Lo primero, no pierdas los nervios. Presión abdominal, respiración boca-boca o masaje cardíaco son algunas de las actuaciones que tendrás que realizar en caso de atragantamiento.

Los menores de cinco años y los ancianos con dificultad para tragar por enfermedad o porque llevan dentadura postiza, son el principal “público”, en caso de atragantamiento. La Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SEMFYC) recoge en su web algunas recomendaciones para actuar en estos casos, motivo de consulta frecuente y que se pueden resolver si se tienen unas nociones básicas.

Para ayudarte a solventar una situación de este tipo, los médicos de familia han elaborado una ficha con consejos sobre qué se puede hacer en caso de atragantamiento y cuándo hay que consultar al médico.

Si la persona está consciente pero con dificultad para respirar:

  • Intenta que tosa. Si esto fracasa, dale 5 golpes en mitad de la espalda y observa si expulsa el objeto o respira.
  • Revisa la boca. Si hay algún objeto al que llegas con el dedo, intenta sacarlo. Si no llegas no insistas, pues podrías introducirlo más y empeorar la obstrucción.
  • Si la persona sigue con problemas para respirar, abrázala por detrás, cruza sus manos sobre el estómago y comprime con fuerza hacia ti y hacia arriba varias veces, con movimientos rápidos.
  • Si todo fracasa vuelve a iniciar la secuencia: tos-golpes en la espalda-compresiones.

Si la persona pierde el conocimiento:

  • Colócala en el suelo y dale 5 golpes en mitad de la espalda.
  • Revisa la boca como se ha descrito antes.
  • Si no respira, tendrás que practicarle la respiración boca-boca.

¿Cuándo consultar a un médico? En caso de atragantamiento lo mejor es que actúes en el acto. Al mismo tiempo envía a alguien a pedir ayuda médica. Si estás solo, primero ha de seguir las instrucciones mencionadas y tras las dos primeras ventilaciones pide ayuda.