Según la Asociación Española Contra la Osteoporosis (AECOS), cerca de tres millones de personas padecen esta afección en nuestro país y la mayor parte de ellas son mujeres.

Además del género, otros factores aumentan el riesgo de padecerla, como el paso de los años, la predisposición genética o el estilo de vida sedentario. La principal consecuencia de la osteoporosis son las fracturas, las cuales pueden causar dolor e, incluso, incapacidad para realizar las labores cotidianas más sencillas. Para minimizar los efectos de la osteoporosis, principalmente las fracturas, el laboratorio CINFA da unos determinados consejos para proteger tu salud:

Sigue una dieta rica en calcio. Para prevenir los efectos de la osteoporosis, trata de conseguir todo el calcio que necesita tu esqueleto de una manera natural por medio de la alimentación: lácteos (yogures, quesos, leche...), frutas y verduras (col, espinacas, cebollas, frutos secos...), pescados (anchoas, sardinas, lenguado, y salmón) y mariscos. Asimismo, una dieta rica en proteínas es fundamental para prevenir la fractura de cadera.

El aporte de vitamina D es clave para proteger tu salud, ya que fija el calcio en el hueso. Esta vitamina se obtiene con los rayos del sol, por lo que se recomienda una exposición solar de entre quince y veinte minutos diarios para garantizar la absorción de la cantidad necesaria de vitamina D.

Deja el tabaco y reduce el consumo de alcohol. Ambas sustancias dañan los huesos y favorecen el avance de la osteoporosis. El alcohol, además, disminuye los reflejos y aumenta el riesgo de caídas y, por tanto, de posibles fracturas. Dejar de fumar y detener el consumo de alcohol forma parte esencial del tratamiento natural de la osteoporosis y es indispensable para quien desee tener una masa ósea sana.

Practica ejercicio de manera regular. Algunos de los ejercicios que fortalecen el hueso y previenen la osteoporosis son caminar, bailar, practicar taichí, yoga o ejercicios de soporte de peso. Evita siempre aquellos que sean contraproducentes para la salud de tus huesos.

Cuida tus posturas en el día a día. La osteoporosis está fuertemente relacionada con los hábitos posturales. Por ello, vigila la manera en que caminas, te sientas, te acuestas y te levantas. Sé consciente además de la forma en que coges y trasladas peso.

Presta atención al caminar por la calle. Mira bien por donde pisas y evita caminar en días de heladas si vives en una zona fría. Escoge bien los zapatos que utilizas, que deben ajustarse a tu pie, así como a la altura de los tacones, que deben ser bajos.

Minimiza los riesgos de caídas en casa. Deja las luces encendidas durante la noche para que puedas ver mejor mientras caminas; retira las alfombras u otros objetos de decoración que puedan hacerte tropezar; instala en el baño barras de seguridad y pavimento antideslizante en la ducha o bañera.

Vigila tu vista. La mejor manera de evitar una caída y prevenir así una fractura es ver bien, por lo que es recomendable que acudas a revisarte la vista a un oftalmólogo una o dos veces al año.

Evita los fármacos hipotensores o sedantes. Este tipo de medicamentos puede provocar somnolencia e inestabilidad, por lo que, para proteger la salud de tus huesos, es preferible no tomarlos en la medida de lo posible. Si debes hacerlo, ten mucho cuidado cuando te levantes y desplaces.

Toma suplementos de calcio y vitamina D si es necesario. Tu médico te indicará si necesitas complementar tu dieta con este tipo de aportes. Siempre debes tomarlos bajo su supervisión y respetar las dosis y pautas de administración que él te señale.