La bronquitis consiste en una infección de los bronquios que los inflama y genera flemas, fiebre, dolor y problemas respiratorios.

Aunque existen algunos remedios caseros para curar la bronquitis, antes de nada debes seguir el tratamiento indicado por un profesional, el cual generalmente consiste en la toma de antibióticos, reposo y beber mucha agua cada día.

Evita la automedicación o la sobremedicación y cíñete al tratamiento estricto indicado por el facultativo médico. Podrás combinar dicho tratamiento, eso sí, con algunos remedios caseros para curar la bronquitisque puedes, si tienes alguna duda, comentar con tu médico antes de ponerlos en práctica:

  • Agua, limón y miel: la miel tiene propiedades antibióticas y antisépticas. Se trata de un producto perfecto para calmar los dolores de garganta y la irritación. El limón aporta vitamina C. La combinación resulta muy efectiva para curar la bronquitis. Bebe un vaso de limón exprimido y dos cucharadas de miel diluidas en agua tibia en el desayuno, durante la comida y antes de dormir.
  • Almendras y leche caliente: para desayunar puedes comer un puñado de almendras acompañadas por un vaso de leche caliente. Las almendras y la leche ayudan a eliminar bacterias y gérmenes presentes durante la bronquitis gracias al aporte de magnesio, calcio y potasio que ofrecen.
  • Infusiones de malva: tomar tres tazas diarias de una infusión caliente elaborada con agua hirviendo y hojas de malva ayudará a cuidar tu salud durante una bronquitis, calmando la tos y relajando la zona torácica. La malva posee propiedades expectorantes y antiinflamatorias.
  • Aceite de eucalipto: esta planta ayuda a despejar las vías respiratorias y posee un efecto calmante muy beneficioso para el dolor de cabeza. Puedes realizar masajes en el pecho con aceite de eucalipto o inhalar vapores procedentes de agua hervida con hojas de eucalipto.
  • Orégano: se trata de una especia natural muy efectiva contra los síntomas de la bronquitis. El orégano combate de manera natural la proliferación de bacterias y posee fuertes propiedades antiinflamatorias, lo que resulta perfecto para aliviar el dolor y descongestionar las vías respiratorias y los bronquios. Puedes añadir orégano en multitud de guisos.

La bronquitis puede aparecer por diversos motivos, entre ellos tras un proceso gripal o catarro mal curado. Si no se remedia a tiempo puede degenerar en una neumonía. Para que esto no ocurra es muy importante respetar el reposo indicado por el médico, evitar salir y respirar aire nocivo para la salud o coger frío, así como ingerir la medicación indicada.