De un tiempo a esta parte ha aumentado considerablemente en España la cantidad de personas que padecen el Síndrome del Túnel Carpiano. Actualmente, todos conocemos a alguien que sufre esta dolencia. Aunque no se trata de un problema grave de salud, se trata de una dolencia que puede llegar a ser demasiado molesta y originar problemas o cambios en nuestro estilo de vida. Está demostrado que las mujeres mayores de 40 años tienen mayor probabilidad de padecerlo. ¿Qué sabes sobre ella? ¿Cómo aparece y cuáles son sus síntomas? Te contamos todo bajo estas líneas.

Hablamos de síndrome, cuando el nervio mediano de la muñeca, que es el encargado de proporcionar la sensibilidad y el movimiento a la mano, está presionado produciendo complicaciones en las funciones motoras.

¿Qué causas originan la aparición del Síndrome del Túnel Carpiano?

  • Una de las principales causas es el uso demasiado prolongado o mal uso del ratón y el teclado del ordenador.
  • El Embarazo es una etapa proclive aunque la dolencia desaparecerá tras el parto.
  • Predisposición genética.
  •  Otras dolencias como: hipotiroidismo.
  •  Práctica de actividades que requieran el uso de la muñeca como: voleibol, golf, remo...
  •  Uso de algunas medicaciones de tipo anti-estrógenos.

¿Qué síntomas nos harían alertarnos de esta dolencia?

  • Calor, dolor y calambres.
  • Entumecimiento u “hormigueo” en manos y dedos.
  • Fallos en el pulso que pueden producir la caída de objetos al sujetarlos.
  • Sensación constante de hinchazón.

¿Cómo evitar que aparezca?

  • Estira y ejercita las muñecas de vez en cuando.
  • No presiones el nervio medio.
  • Evita dormir con las muñecas dobladas. Si lo haces inevitablemente, puedes dormir con muñequeras que no ejerzan demasiada presión en la zona para evitar entumecimiento. Aunque no es demasiado recomendable ya que puede ser incómodo, es mejor acostumbrarse o evitar doblar las muñecas.
  • Reducir el sobrepeso.
  •  No ejercer demasiada fuerza cuando al usar herramientas manuales. 

Proteger tu salud está en tus manos y el síndrome del Túnel Carpiano puede prevenirse.