La importancia de una alimentación saludable es un aspecto que todo aquel al que le preocupa su salud y el disfrute de una buena calidad de vida, tiene en cuenta.

Las personas que deciden optar por no comer carne, suelen tener la duda de si realmente una dieta vegetariana es compatible con una dieta sana y equilibrada. Para que así sea, la alimentación de una persona debe aportar todos los nutrientes necesarios y variados que requiere nuestro organismo.

Muchos estudios han surgido en los últimos años en torno a la dieta vegetariana y sus efectos sobre la salud. Hoy en día está demostrado que la dieta vegetariana es saludable y que puede ser implantada en la vida de cualquier persona, siendo incluso recomendable para la alimentación de mujeres embarazadas y niños, según apuntan una gran cantidad de expertos nutricionistas. Esto es así porque si se escogen bien los alimentos, la dieta vegetariana puede aportar todas las vitaminas, minerales, fibra e hidratos de carbono necesarios.

La ausencia de carne en la alimentación vegetariana ha hecho sospechar durante mucho tiempo que existía una deficiencia de nutrientes. Pero como comentábamos anteriormente, la correcta selección de los alimentos suplantará toda carencia derivada del no consumo de carne animal. Los cereales y las legumbres, por ejemplo, pueden aportar gran cantidad de aminoácidos esenciales para el organismo.

Los frutos secos pueden aportar minerales tan esenciales y necesarios como el Hierro y el Calcio.

Vitaminas asociadas a la carne animal como la vitamina D o la B12 y difícil de hallarse en plantas o vegetales, pueden obtenerse mediante una exposición moderada al sol en el caso de la vitamina D, y mediante el consumo de cierto tipo de algas, según apuntas ciertos estudios en el caso de la vitamina B12. En este último caso algunos nutricionistas tienen dudas del efectivo aporte de esta vitamina a través de este tipo de alimento marino, por lo que también los hay que recomiendan compensar la ausencia de vitamina B12 mediante complementos vitamínicos.

Una dieta vegetariana puede proteger la salud de la aparición de colesterol y del consumo de grasas saturadas. También previene contra enfermedades cardiovasculares que suelen estar más asociadas al consumo de carne.

Por último, la dieta vegetariana es perfecta para aquellos que quieren cuidar y mantener la línea. Al ser una dieta libre de grasas saturadas, la dieta vegetariana no engorda, por lo que combinada con algo de ejercicio físico hace que resulte menos costoso mantener la línea.