Equilibrar la vida personal con la laboral es uno de los grandes retos de millones de personas hoy en día. Con la incorporación de la mujer al mundo laboral, el panorama social ha sufrido un cambio que aún intenta encajar desajustes antes inexistentes. El horario flexible se impone como una de las alternativas más prometedoras para organizar mejor nuestro tiempo.

En un mundo cada vez más acelerado, donde la inmediatez prima y en el que no se puede perder un segundo de más, los encorsetados horarios laborales hasta ahora conocidos comienzan a ser un problema para millones de trabajadores que no encuentran horas suficientes a lo largo del día para poder atender a todas las parcelas de su vida como les gustaría.

Las consecuencias de todo esto son niveles de estrés cada vez más acusados entre la población, frustración ante la imposibilidad de atender de manera plena todas las responsabilidades, irritabilidad y aparición del Síndrome de Burnout en cada vez un mayor número de trabajadores.

Para solucionar este problema, cada vez más empresas están apostando por ofrecer la posibilidad de los horarios flexibles en la jornada laboral de los empleados.

La felicidad y comodidad de los empleados es algo que cada vez importa más a las empresas, siendo conscientes que un trabajador feliz resulta más productivo, algo que a la larga no sólo beneficia al bienestar del mismo, sino también a los intereses del negocio.

Los horarios flexibles no implican que un empleado trabaje menos, sino que este pueda distribuir el trabajo como mejor le convenga. La sensación de libertad que un trabajador con horarios flexibles siente es positivo porque evita que el mismo caiga en la desidia, el aburrimiento y la frustración. Con ello se puede lograr un entorno laboral más saludable en el que los empleados trabajan más tranquilos y con menos presión.

Siempre con organización y consenso por parte de todos los miembros implicados en un proyecto, estableciendo de forma clara los límites, se puede lograr que un trabajador disfrute de las ventajas del horario flexible. Los beneficios pueden ser muchos para todas las partes:

  • A través de los horarios flexibles los trabajadores pueden lograr la deseada conciliación entre la vida personal y la laboral.
  • Se logra un mejor clima laboral, con trabajadores más satisfechos con su situación y que generarán menos conflictos y enfrentamientos con sus superiores y con otros compañeros de trabajo.
  • El horario flexible puede lograr que aumente la productividad de los trabajadores y que aprovechen mejor el tiempo empleado en sus tareas.