Company Banner

Diccionario de seguros

Reducción del riesgo

El pilar básico en el que se basan los seguros es el riesgo. Poder determinar cuál es el riesgo ante el que queremos estar protegidos y en qué medida es la tarea que ocupa a los seguros, independientemente del ramo al que pertenezcan.

El riesgo al contratar una póliza puede sufrir cambios ante diversas situaciones, pudiendo aumentar, disminuir, distorsionarse o incluso desaparecer por completo. En el término que nos ocupa hablaremos de manera más extendida sobre la reducción del riesgo de una póliza de seguros.

Una vez determinado el riesgo de un seguro por una compañía aseguradora, pueden darse situaciones en las que se vean reducidas las posibilidades de que ocurra un siniestro. Una referencia clara sobre este concepto de la reducción del riesgo se da en los seguros de vida, en los que mediante de una acción voluntaria del asegurado, por ejemplo, al cambiar alguno de sus hábitos de vida, el riesgo disminuye considerablemente, consiguiendo reducir de manera lógica el riesgo de fallecimiento (como cuando un asegurado que es fumador habitual deja de fumar). 

El tomador de la póliza, tras saber que ha disminuido el riesgo, podrá comunicarse con la compañía para negociar el cambio de circunstancias, instando a la ésta a reconsiderar las condiciones de las coberturas o de la prima de renovación del seguro. En el supuesto de los seguros por daños personales, como en los seguros de vida o de salud (que cubren la vida o los daños físicos), se debe entender que este tipo de riesgo nunca desaparece por completo, pero sí puede verse reducido. Esto mismo podría ocurrir en el caso de los seguros de accidentes, por ejemplo, si cambiamos de profesión a otra en la que el trabajo sea de menor riesgo, o no practicando algunos deportes de riesgo extremo, como el paracaidismo, el surf, el alpinismo, el motocross, etc.).

La reducción del riesgo, pese a ser un término bastante especifico en el lenguaje de los seguros desarrollado en los apartados anteriores, también se puede entender como la manera que tenemos las personas de reducir el riesgo que nos rodea.

Son muchos los riesgos a los que nos vemos expuestos a diario, teniendo que encontrar una forma de quedar mínimamente protegidos ante ellos. Esta manera de reducir el riesgo que nos rodea es a través de los seguros, los cuales mitigarán gran parte de los problemas graves que nos puedan suceder en la vida. Dado que existen tantos riesgos por cubrir, las compañías aseguradoras dividen los tipos de seguros según el riesgo al que se enfrenten de manera más específica. 

A esta clasificación se la conoce como los “ramos” de seguros:

  • Seguros personales:
    • Seguros de enfermedad o salud.
    • Seguros de accidentes personales.
    • Seguros de vida.
    • Seguros de dependencia.
  • Seguros para daños patrimoniales:
    • Seguros de Vehículos (coche o moto).
    • Seguros multirriesgo.
    • Seguros de robo.
    • Seguros contra incendios.
    • Seguros de responsabilidad civil.
  • Seguros de prestación de servicios:
    • Seguros de decesos.
    • Seguros de asistencia en viaje.
    • Seguros para la defensa jurídica.

HABLA CON UN ASESOR

Deja tus datos y te llamaremos para resolver tus dudas y recibir asesoramiento