Company Banner

Diccionario de seguros

Regularización

La tasa de regularización es un concepto que se encuentra presente en determinadas pólizas de seguros y sirve para emitir una póliza fijando un precio al inicio del periodo del seguro.

La prima del seguro está basada en una sucesión de parámetros de cálculo; algunos de estos parámetros pueden ser predictivos (no se conocen a ciencia cierta) y ha de transcurrir todo un periodo de seguro para poder determinarlo con precisión. En los seguros de responsabilidad civil, los seguros de vida, los seguros de accidentes y en muchos otros seguros, la prima es calculada sobre la facturación, el número de personas aseguradas, la edad y el capital asegurado. Al aplicar la tasa de regularización, la entidad de seguros y el tomador del seguro o asegurado podrán ajustar cuentas cuando el ejercicio del seguro concluya.

En el mundo empresarial es habitual tener contratada una póliza de seguros de Responsabilidad Civil; las entidades aseguradoras dimensionan un riesgo y cobran una prima en función de unos parámetros establecidos según la actividad que realice la empresa.

Con la ayuda de estos parámetros se calcula la prima a cobrar para enfrentar el riesgo que se contrata en el seguro. La cuantía de la prima debe ser adecuada para soportar el riesgo y cumplir con los posibles siniestros que puedan producirse en un futuro. 

Los parámetros son elegidos en función de la actividad principal de la empresa; los más comunes son la facturación mensual o anual y el número de empleados contratados. Estos son parámetros variables a lo largo del tiempo por lo que las entidades aseguradoras incluyen en las pólizas de seguros unas cláusulas de regularización.

Las cláusulas de regularización establecen la obligación del tomador del seguro o asegurado de comunicar las actualizaciones de los parámetros de cálculo de la prima de la póliza del seguro. En la mayoría de casos se establece en la póliza de seguros un periodo del año en el que se deben realizar estas actualizaciones.

Cuando se realice la actualización de los parámetros, si han sido superiores a lo declarado, la entidad aseguradora emitirá un recibo de regularización por la diferencia de la cuantía de la prima que ha quedado pendiente de cobro

Si no se realizara la comunicación de la actualización de los parámetros, en caso de ocurrir un siniestro se establece en la cláusula de regularización que en caso de que la declaración no se haya producido por mala fe del tomador del seguro o asegurado, la entidad aseguradora no estaría obligada a dar cobertura alguna ante el siniestro.

Si la declaración hubiera sido inexacta se podría ver reducida la indemnización de la cuantía por siniestro de forma proporcional a la prima que hubiera sido cobrada de haber sido declarado el parámetro de forma correcta.

Es muy importante mantener actualizados los parámetros de la póliza de seguros puesto que de lo contrario, el asegurado o tomador del seguro estaría pagando una póliza inútilmente ya que la entidad aseguradora no se haría cargo del siniestro producido y el tomador del seguro o asegurado estaría perdiendo dinero.