En el último informe de Estamos Seguros las cifras evidencian que los móviles nos gustan y mucho pero, ¿nos gustan lo suficiente como para protegerlos ante los imprevistos? ¿Estamos dispuestos a asumir los gastos de robos, rotura de pantallas, caídas accidentales al agua…?

 

Todo se reduce, pues, a la percepción que tengas sobre el riesgo de que a tu móvil pueda ocurrirle algo; a tu capacidad económica de tapar el agujero si ocurre; y, sobre todo, a la importancia que le otorgues al hecho de poder disponer de un móvil en condiciones en todo momento. Porque no hay que olvidar que, sin seguro, eres tú quien corre con el riesgo de tener que comprarse otro móvil o de tener que repararlo.

 

Se puede calcular que en España puede haber ahora mismo en los bolsillos, bolsos y manos del personal móviles por valor de unos 15.000 millones de euros.

 

Eso sí, un móvil puede contener cosas que en realidad valen mucho más: contraseñas, fotos, referencias de amigos, chats.

 

El smartphone se ha convertido, a día de hoy, en nuestro verdadero centro de datos personal, y eso quiere decir que perderlo o que se nos estropee puede llegar a ser un problemón.

 

Lo que tienes que tener en cuenta antes de contratar tu seguro de móvil

¿Cómo es tu móvil? 

Lo coges todos los días, lo usas un buen puñado de horas a la semana y sin embargo, no te has parado a pensar que su antigüedad y valor es la brújula para decantarte por asegurarlo o no.

 

-Móvil nuevo: valora asegurarlo

Si tu móvil está recién comprado, entonces estás más cerca de darle el sí quiero al seguro. Por varios motivos. Primero, y más importante, porque para poder asegurar tu móvil, el que sea nuevo es una condición indispensable para la aseguradora. De hecho, no pueden pasar más de dos semanas – período que puede variar en función de la compañía - desde la fecha de compra hasta la firma de la póliza.

Y segundo, porque entiendo que acabas de pagar por él, o alguien lo ha hecho muy amablemente por ti, y por lo tanto, quieres protegerlo. Es nuevo, motivo para no jugártela. Además, ¿a ti también te pasa lo de no querer quitarle el plástico a la pantalla porque no quieres que sufra ni un rasguño?

 

-Móvil caro: ¿a qué esperas para hacerle un seguro?

Existen una gran cantidad de modelos hoy en día cuyo precio de compra pasa de los 1.000€. Hay auténticos ordenadores en pequeño, y por lo general puede que este tipo de compras se financie o pague a plazos. Si tu teléfono es de gama alta mi recomendación es que no te lo pienses y lo asegures, porque imagina que sufre una avería irreparable y tú tienes que seguir pagándolo.

 

Todo lo que te va a dar un seguro, es vital para disfrutar de tu móvil con tranquilidad y no dejar el valor de tu inversión en manos de un accidental imprevisto. Un poquito más abajo te cuento las principales coberturas del seguro y cómo actúa cada una de ellas en términos de reparación e indemnización.

 

-Móvil antiguo: no te compensa contratar un seguro

Si todavía eres de los nostálgicos que tiene un Nokia y juega al Snake, es decir, que aun te manejas con un móvil sin conexión a internet, ni Redes Sociales, ni aplicaciones, resulta evidente que no te compensa asegurarlo, pues su precio actual de mercado será incluso más bajo que el coste de la póliza. 

Pero es que si tienes un smartphone de apenas 1 año tampoco podrás asegurarlo, ya que como señalábamos anteriormente, la contratación de un seguro de móvil, está directamente vinculada a la fecha de compra, y si desde esta ya han pasado varios días, la aseguradora puede no darte cobertura.

 

¿Cuánto y cómo usas tu móvil?

 

Este es otro de los factores a tener en cuenta. Lo más común en la actualidad es que el teléfono móvil no sea solo un dispositivo de llamadas y mensajes. Todo lo contrario.

Se ha convertido en una agenda, en una cámara de fotos, en el aparato que gestiona tu planning de gimnasio, por donde estableces todas tus comunicaciones de Redes Sociales, donde ves tu cuenta bancaria e incluso en algunos casos, tu principal herramienta de trabajo.

 

Si esta es la descripción de tu teléfono, si tener que prescindir de alguna de esas funciones te hace entrar en pánico, y si necesitas disponer de un móvil operativo en todo momento, asegúralo. 

 

Coberturas habituales en seguros de móvil

En el asunto del seguro de móvil, como en todo o en casi todo, la clave es el nivel de protección que estés buscando. Los seguros de móviles no son todos iguales, las coberturas pueden variar, y el nivel de cobertura (por ejemplo, el porcentaje el valor del móvil que te reembolsarán si lo pierdes o te lo roban), también.

Por eso es importante informarse bien de las protecciones en cada contrato, para así poder buscar aquella que nos hace una oferta más cercana a lo que estamos buscando a cambio de una cantidad de dinero cercana a lo que queremos pagar.

Entre las coberturas más habituales se encuentran:

Habituales

  • Robo
  • Daños en pantalla
  • Fallos mecánicos y electrónicos
  • Daños por líquidos

Adicionales

  • Hurto
  • Llamadas fraudulentas (hasta un límite)
  • Extensión de la garantía de serie del teléfono
  • Móvil de sustitución