Empezar a convivir con tu pareja puede ser uno de los momentos más bonitos que puedes sentir. Por fin vivir bajo un mismo techo es un gran salto en una relación de pareja que puede ocasionar ciertos problemas, no solo en la convivencia sino a la hora de gestionar gastos y dinero.

Estudios han demostrado que hasta un 40% de las parejas  rompen su amor por incompatibilidad financiera y ascenso profesional no compartido.

Con estos datos nos cuestionamos si el amor puede al dinero, aunque mucho otros dicen que el amor no tiene precio. Sin embargo, para las parejas de hoy no es posible amar sin hacer cuentas.

El dinero se ha convertido en un auténtico detonante en el ámbito personal o de pareja. El verdadero problema surge cuando tu pareja tiene un sueldo mayor que el tuyo, ¿Cómo gestionar este asunto?

No hay una respuesta única a este tema peliagudo, todo depende de la pareja. Dependiendo del valor que cada pareja le dé al dinero, del significado que tenga de él, ya que esto es lo que dependerá la convivencia.

También depende de la diferencia de salarios, no es lo mismo cobrar 100 euros menos que 800 euros menos.

Si no hay una gran diferencia, lo que se recomienda es que se ponga un bote mensual donde cada uno hará la aportación que le corresponde pagar por el piso, comida y facturas.

Y tú, ¿Piensas que peligraría tu relación por un desequilibrio financiero?