Hoy en día el término sostenibilidad está en todas partes, y también las entidades financieras se adaptan a esta nueva forma de ver la economía. Y es que de forma progresiva cada vez son más las empresas que están adaptando a los criterios de sostenibilidad en su gestión y por eso tanto inversores privados como institucionales empiezan a reclamar índices de inversión, sostenibles y globales.

¿Pero que son los índices de sostenibilidad? Pues son un instrumento para medir la responsabilidad de una determinada empresa en ámbitos sociales y medio ambientales. Cuanto más cuide la compañía dichos aspectos, mejor puntuación obtendrá.

Estos indicadores son necesarios de cara a una inversión. Los índices selectivos de cotización se diseñan y construyen con el objetivo de aportar información a los inversores que valoran en la compra de acciones, además de resultados económicos, la responsabilidad, ambiental, social y de gobierno corporativo que tienen las empresas en su día a día.

Te estarás preguntando ahora, cómo se construyen estos índices de sostenibilidad. Pues existen empresas independientes especializadas, que se encargan de construirlos, de diseñar la metodología para la evaluación, y seleccionar a las empresas que van a formar parte del método de análisis.

De estos procesos evaluativos, se obtienen las mejores empresas por sus resultados en los diferentes campos: económicos, sociales y medioambientales.

Índices de sostenibilidad existentes

Actualmente son tres los índices de sostenibilidad que tiene mayor impacto y representación a nivel mundial. En Estados Unidos es el Domini 400 social index, y en Europa son el Down Jones Sustainability Indexes y los FTSE4Good.

El Down Jones Sustainability Indexes evalúa tres campos de actuación: económico, social y medioambiental, en base a un número aproximado de 24 parámetros. Su escrutinio se cifra en torno a estos tres campos, más una global, puntuados de 0 a100.

El FTSE4Good, califica con una puntuación que va de 0 a 5 y miden seis campos, frente a los tres del anterior: gestión ambiental, cambio climático, derechos humanos y del trabajo, estándares laborales en la cadena de suministro, gobierno corporativo y lucha contra la corrupción.

Toda esta información que se recoge es de gran importancia y de mucha utilidad para la inversión ya que afianza su decisión. Aunque no todo el mundo tiene alcance a toda información extra de una empresa, de esta manera, se puede ir más allá de la fachada de una empresa y ver lo que realmente hay “en su interior”.

La responsabilidad social empresarial es diferente a los negocios y le otorga un valor a largo plazo para los accionistas ya que aprovechan nuevas oportunidades y minimizan los riesgos de los nuevos desarrollos medioambientales, sociales y económicos. Y el acierto de una empresa pasa por saber aprovechar oportunidades y minimizar los riesgos.

Estos riesgos se pueden medir y se usan para identificar y seleccionar compañías líderes en las que puede resultar atractivo invertir.

De hecho, la incorporación de los índices de sostenibilidad en las empresas españolas ha tenido bastante impacto. Ya que las consecuencias y exigencias de su participación han tenido mayor influencia que las de los estándares de responsabilidad o el pacto mundial.

Gracias a estas valoraciones, las empresas han encontrado una herramienta de competitividad, de alineamiento organizativo, de liderazgo internacional, y de crecimiento y estabilidad del valor de la acción.

Por estos motivos, estos índices tienen gran importancia de cara a la planificación programación, definición de proyectos y en los campos de acción en la responsabilidad social corporativa.

Si buscas asesoramiento en inversión, el Departamento de Ahorro e Inversión de El Corte Inglés nos ponemos a tu disposición para presentar los productos que mejor se adaptan a tus intereses.

Nuestros expertos financieros son profesionales con una dilatada experiencia en el sector, que te ayudarán a tomar tus decisiones de inversión.