El coronavirus está acarreando graves consecuencias en nuestro país y no solo a nivel de salud. Muchas empresas han tenido que echar el cierre temporal y eso ha supuesto un incremento del paro. Por eso la vulnerabilidad de muchas familias se ha agravado y otras que no estaban en riesgo de exclusión ahora lo están.

Para trata de paliar esta grave situación el Gobierno va a poner en marcha el proyecto el llamado ingreso mínimo vital. Esta ayuda ya existía en algunas comunidades autónomas y era conocida bajo el nombre de renta mínima.

Esta ayuda se estima que beneficiará a 2,3 millones de personas de un total de 850.000 hogares, será de carácter no contributivo y tendrá un coste anual para la Seguridad Social de 3.000 millones de euros.

El nuevo ingreso mínimo vital será gestionado por la Seguridad Social, exceptuando en País Vasco y Navarra. Se ha organizado un portal telemático en la web de la Seguridad Social, que además pretende ser una puerta de acceso multicanal para poder solicitar la ayuda a través de otros organismos públicos oficiales, como los servicios sociales de los ayuntamientos o de las comunidades autónomas.

El plazo para poder solicitar la renta mínima comienza a partir del día 15 de junio, dos semanas después de su aprobación en el Consejo de Ministros. Se permitirá el acceso a través de los ayuntamientos una vez se haya firmado los convenios previstos y en los Centros de Atención e Información de la Seguridad Social cuando retomen la atención al público.

Requisitos para acceder al ingreso mínimo vital

La nueva renta mínima está destinada a “reducir los niveles de pobreza infantil y desigualdad en nuestra sociedad”. Para solicitarla se debe justificar que no se alcanza el nivel de ingreso mínimo establecido por la Administración para afrontar las necesidades básicas del día a día.

Por lo general tendrían derecho a pedirla aquellos hogares donde los ingresos mensuales no superen el 80% del Iprem, es decir unos 430 euros. Aunque el umbral puede variar en función del número de personas que habiten el hogar. Para ser beneficiario de la misma se debe tener entre 23 y 65 años de edad.

También hay otros requisitos que tienen que ver con el patrimonio del solicitante. Este debe justificar sus ingresos mensuales para poder acceder al ingreso mínimo vital. Para ello se realizará un test de renta en el que se establece unos máximos de patrimonio para poder acceder a la ayuda. Asimismo, se tendrá en cuenta el patrimonio, estableciéndose un límite de 16.614 euros para una persona que viva sola, que se irá incrementando por cada persona adicional hasta los 43.196 euros. Además, la vivienda habitual se ha excluido de esta prueba de patrimonio.

Por otro lado, hay que cumplir una serie de requisitos no económicos. Se trata de un itinerario de seguimiento que exigirá al solicitante estar en búsqueda activa de empleo y se requerirá un justificante que asegure que tanto él como todos los miembros de la unidad familiar han solicitado todas ayudas y pensiones a las que tienen derecho, incluidas las de alimentación.

Cuanto se cobra por la renta mínima

Existen diferentes cuantías en función del número de cabezas de familia y de hijos a cargo: el baremo va desde los 462 euros en caso de que sea un adulto el perceptor del ingreso mínimo vital, hasta los 1.015 euros mensuales en caso de tratarse de dos adultos con más de dos hijos a su cargo los beneficiarios de la ayuda.

Se estiman las siguientes rentas:

  • 700 euros mensuales para un adulto con un hijo a cargo
  • 838 euros en caso de ser un adulto con dos hijos a cargo
  • 977 euros para un adulto con tres o más hijos a cargo

Si son dos cabezas de familia, aparte del caso mencionado en el que se concedería la ayuda de 1.015 euros:

  • si los beneficiarios son dos adultos sin hijos a cargo la ayuda ascenderá hasta los 600 euros al mes;
  • hasta los 738 euros en caso de ser dos adultos con un menor a cargo
  • 877 euros si se trata de dos adultos con dos hijos a cargo
  • tres adultos sin cargas se prevé una ayuda de 730 euros
  • hasta 877 euros para tres adultos con un menor a cargo.

Compatibilidad con otras ayudas

Hay que destacar que el cobro del ingreso mínimo vital será compatible con la percepción de otras ayudas públicas de carácter regional o autonómico.

También será compatible con el cobro de una nómina durante un periodo determinado de tiempo. Una persona que viva sola tiene derecho a 462 euros, si no tienen ningún ingreso percibirá esta cantidad. Pero si tuviera unos ingresos de 200 euros, percibiría el resto hasta complementar lo que les corresponde, es decir 262 euros, que es la diferencia entre sus ingresos y el umbral de la renta garantizada.

De este modo se establece un estímulo específico al empleo ya que si una persona que recibe esta prestación lo que se busca es incrementar sus ingresos laborales, por tanto una parte de sus ingresos no va a computar.