El cambio de paradigma comienza a notarse en sectores como el automovilístico, el consumo o el inmobiliario. Ahora también, ¡la sostenibilidad ha llegado al sector bancario!            

¿Cómo? Con los ya conocidos como préstamos verdes. ¿De qué tratan?

El objetivo primordial de un préstamo para que se considere como verde, es que se destine a un fin relacionado con la sostenibilidad y el cuidado al medio ambiente. 

Existen consultoras medioambientales que certifican que ese préstamo va a ir destinado a un fin verde y que cumple con todos los requisitos necesarios. Se trata de un “sello verde” o “green certificate”.

Existen diferentes tipologías de préstamos verdes como las que se negocian entre empresas u organismos públicos y los y bancos para inversiones verdes y sostenibles a medio y largo plazo. Por ejemplo, el sector energético lleva años progresando con este tipo de negociaciones bancarias ya que, a fin de cuentas, su fin es el de propiciar energía al ser humano valiéndose del aire, el sol o el agua y evitando contaminar. Igual está sucediendo con el sector automovilístico cuyas compañías llevan años investigando y diseñando vehículos que cada vez emiten menos emisiones y tienen una mayor autonomía.

Desde luego, el futuro que imaginábamos ayer, está aquí, ya es el presente y, así de rápido, no podemos imaginar que nos depara la vida en un par de décadas. Lo que sí tenemos claro es que, por la cuenta que nos trae, todo va a ser mucho más verde…

El verde, es el color de moda. ¿Bonito color verdad? Los seguros verdes también están de moda, Seguros El Corte Inglés y, además, te ayudamos y asesoramos en ahorro e inversión. ¿Quién sabe si tu o tu empresa necesitáis un préstamo verde en el futuro?